El “ajo” para los Vampiros emocionales

vampiro emocional

Todos hemos tenido que lidiar en alguna ocasión con personas que nos absorven la energía, que no respetan nuestra intimidad ni nuestro tiempo; personas que traspasan nuestros límites sin tener en cuenta nuestros derechos. Se les llama personas tóxicas, aunque a mí me gusta más el término vampiros emocionales porque cuando has estado con una de esas personas sientes que se ha adueñado de tus emociones, has dejado de ser tú mismo y esa persona se ha alimentado de tí.

¿Cómo podemos manejar una relación con estas personas?

Lo mejor es no tener esas personas en nuestras vidas, pero sin embargo, en ocasiones, esa decisión no está en nuestra mano, bien porque es un familiar al que tenemos que ver en encuentros familiares, bien porque es un compañero/a de trabajo, de clase, etc…

1 . Saber decir NO.

La asertividad es la forma de relacionarnos con los demás en la que respetamos los derechos de los demás sin socavar los propios, y viceversa. Es decir, se trata de no ponerte al servicio de los demás (por muy serviciales que seamos), y entender que tu tiempo, tus necesidades, tus límites, tu dinero y tu bienestar son prioritarios para poder seguir manteniendo un equilibrio emocional que te permita seguir siendo tú.

2 . Ser amablemente tajante.

No es necesario ser “borde” ni insensible, pero ante una petición excesiva de un vampiro emocional, se debe aprender a decir no de forma amable. Emplea la técnica asertiva del Sandwich, es decir, encierra tu negativa entre dos frases positivas. Por ejemplo, ante una petición de ayuda, la enésima petición de ayuda que te pide esa persona:

“Me gustaría poder ayudarte como siempre lo he hecho, pero (en estos momentos no me va bien, porque me retraso en mi trabajo. Quizás debas hablar con el encargado y comentarle que necesitas ayuda). Si me da tiempo a acabar lo mío no tendré ningún reparo en echarte una mano”.

3 . Manejar tus emociones.

Sea cual sea la emoción que una persona tóxica te provoca, recuerda: las emociones no son tu dueño, tú eres dueño/a de tus emociones. Así que aprende a gestionarlas. Las técnicas de respiración, relajación, parada del pensamiento, reevaluación cognitiva, o la aplicación del Mindfulness te ayudarán a conseguirlo.

Y si tienes alguna duda, estoy dispuesto a echarte una mano.

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en actitud, ansiedad, asertividad, comunicacion, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s