Busca en tu interior

“Busca en tu interior nos demuestra que para evitar ciertos desenlaces hay que cambiar las condiciones en las que se producen. Si modificas tus hábitos de pensamiento podrás cambiar también las actitudes y emociones derivadas de ellos y encontrar así la paz y la felicidad interior”

Tenzin Gyatso, XIV Dalai Lama.

Hoy no hay debate al respecto de la importancia de la inteligencia emocional para el éxito en la vida personal y profesional. Sin embargo, la inteligencia emocional sigue siendo hoy la gran ausente en los programas de formación ocupacional y de reciclaje, salvo que los docentes la incorporemos de forma transversal en los diferentes cursos. Tampoco existe una asignatura en educación primaria ni secundaria que permita a niños y jóvenes desarrollar estrategias y habilidades de inteligencia interpersonal e intrapersonal que les resultarán imprescindibles para adaptarse al entorno cambiante en el que vivimos.

Hay, sin embargo, un número creciente de profesionales de diferentes disciplinas que nos hablan de los beneficios de la felicidad en el trabajo, de la importancia de relaciones humanas mutuamente beneficiosas.

Quizás uno de los ejemplos más difundido sea el de Chade-Meng Tan, ingeniero de Google durante muchos años, y que fue apodado como “el buen compañero” en esa compañía. Chade-Meng, que dentro de unos meses vendrá a Catalunya, ha escrito diversos libros y ha impartido decenas de conferencias sobre la inteligencia emocional, la búsqueda de la felicidad y de la armonía que todos buscamos. ¿O quizás no la busque todo el mundo?.

Sea como fuera uno de su libros insignia es “Search Inside You”, busca en tu interior, que es la receta fácil de entender y de aplicar para lograr ese estado mental que la mayoría buscamos, y que en Actitud i Més adaptamos con el nombre de Programa BETI (Busca En Tu Interior) y que es aplicable individualmente pero también en las organizaciones.

Los tres pasos de la inteligencia emocional

Antes de pasar a practicar los 3 sencillos pasos de inteligencia emocional, hay dos aspectos de suma importancia.

Primero.- Analizar nuestro presente. Sin frustación, de forma objetiva, anotando aquellas cosas que no nos gustan de nosotros mismos o de nuestro entorno, y aquellas otras que sí nos gustan de nosotros mismos y de nuestro entorno.  Ser conscientes de nuestra realidad es el primero de los aspectos preliminares.

Segundo.- Define a dónde quieres llegar. Cómo te gustaría que fuera tu vida a corto, medio y largo plazo.

A partir de que tenemos claro el punto de partida y el punto al que queremos llegar, como mínimo inicialmente, podemos empezar a practicar.  Si no tenemos claro nuestro punto de partida y nuestros objetivos, puedes también empezar a practicar, pero recuerda volver a estos dos aspectos iniciales más adelante. Y si no quieres escribir, igual te resulta más fácil hacer un dibujo o un collage de fotografías o imágenes de tu presente, y de tu futuro. Las imágenes se recuerdan un 85% más que las palabras.

Los 3 pasos de la Inteligencia emocional son:

  • 1. Entrenar la atención: El objetivo una sensación de calma y claridad al mismo tiempo.
  • 2. Conocimiento del ‘yo’: es la percepción de nuestros procesos cognitivos y emocionales. Conocerlos aumenta la confianza.
  • 3. Crear hábitos mentales: El pensamiento positivo se trabaja con repetición, creando hábitos.

1- Entrenar la atención:

Normalmente funcionamos en el día a día de forma automática. Hacemos nuestras tareas, trabajo, estudio….con el “piloto automático activado”.  Esta forma de funcionar es positiva porque nos ahorra tener que estar pensando en todo momento cada cosa que hacemos. Sin embargo, funcionar automáticamente puede llegar a desactivar nuestro control voluntario sobre la atención, y acostumbrarnos a hábitos y formas de reaccionar poco adaptativas.  La capacidad de dirigir la atención es crucial. La atención es uno de los procesos cognitivos superiores. El control de nuestra atención, reconociendo a qué estamos prestando atención y qué estamos desatendiendo, nos permite dirigir el foco de atención hacia aquéllos aspectos que voluntariamente decidimos, no hacia los que nuestro piloto automático nos lleva.

El objetivo del control de la atención es conseguir una sensación de calma y de claridad.

Piensa en tu atención como un foco que puedes dirigir a tu antojo. Aprender a dirigir la atención, a enfocarte en la observación de los pensamientos y emociones que experimentas en los malos momentos, sin valorarlos, entendiéndolos como una reacción física ante una serie de hechos y de pensamientos.

Respira profundamente durante 1 minuto, centrándote solamente en tu respiración. Dirije después tu atención hacia los aspectos positivos de tu vida.

La relajación de la mente y del cuerpo te llevará a poder plantearte con claridad los retos de futuro, y a diseñar qué cambios quieres hacer en tu vida. Con una mente relajada, das descanso a tu parte racional que puede llegar a bloquearse o a entrar en bucle, y al mismo tiempo, permites que tu parte subconsciente, creativa, intuitiva e inspiradora, pueda jugar su papel, frecuentemente infravalorado.

Aprende a tener calma interior

El trabajo o su ausencia, la economía, la vida en pareja son habituales fuentes de estrés. La habilidad de poder llegar a una mente que está calmada y clara en todo momento es muy útil.

“La analogía es un océano profundo, puedes acceder a esa calma y existir en un mundo en el que puedes estar calmado y en acción a la vez”. Aunque esto parezca muy difícil,  lo único que debes hacer es practicar y entrenar tu atención para permitir que la mente se estabilice.

Una manera para lograr esto es con una sesión diaria breve de meditación, aunque también lo puedes lograr enfocándote en la respiración durante el día. Tres tomas de aire, de vez en cuando.

2- Conocimiento del ‘yo’

Es la percepción de nuestros procesos cognitivos y emocionales. Conocer la relación entre emociones y pensamientos es fundamental. Conoce tus emociones. Ponles nombre. Familiarízate con ellas para poder manejarlas a tu antojo. Es el proceso de autoregulación emocional.

Incrementa la resistencia emocional

De los fracasos hay que aprender, y los éxitos hemos de aprender a valorarlos y compartirlos. “Comienza reconociendo que el fracaso es una experiencia psicológica en la mayor parte. Para mí, es un apretón en el pecho, se me cae el estómago y me falta energía. Me siento horrible. Y la razón por la que me siento horrible es por las sensaciones en mi cuerpo”, afirma Chade-Meng.

El primer paso es reconocer el fracaso como una experiencia física. El segundo paso es volver a la técnica Nº1; calmar la mente enfocándose en la respiración. Calmar la mente tiene el efecto de calmar el cuerpo también. Estos 2 pasos calman los nervios que regulan las reacciones fisiológicas de estrés.

Hemos de “Dejar libres las sensaciones”. Considerar a las emociones como sensaciones fisiológicas. Pueden ser buenas o desagradables, pero son simplemente experiencias. Deja que fluyan cuando quieran de forma amable, apacible y generosa. Si logras hacerlo, serás más resistente al fracaso. Esto significa que lejos de prestar atención a lo que estés sintiendo en ese momento, se debe aceptar como una reacción y no darle importancia. Al ignorarlo, normalmente disipará.

3- Genera hábitos

El camino para poder llegar al pico más alto de la montaña no es fácil, pero llegar a la meta es posible.  Lo mismo pasa con el proceso para cambiar de hábitos. Dar el primer paso es lo que necesitas para lograr un gran cambio en tu vida.

Cuando empiezas algo nuevo es normal que no sepas por dónde hay que empezar. Generalmente existen cosas que puedes hacer, cosas que quieres hacer, y cosas que tienes que hacer. Es importante empezar en ese punto: en las cosas que tienes que hacer.
La mejor forma de darte cuenta de que hábitos son los que quieres cambiar, es escribiéndolos en papel (o digital), es una forma de que no los olvides y que además visualices físicamente fuera de tu cabeza.

Tómate unos días (yo te recomiendo una semana) para ir escribiendo aquellas acciones o actitudes que tú consideres que quieres cambiar. El objetivo de la lista es hacer un análisis global.

Seguramente tienes más de dos cosas que quieres cambiar, y tienes entonces una larga lista. El problema con las listas largas es que NUNCA SE HACEN, son como laberintos de estrés y no se llega a ninguna parte con ellas.

Por eso divide tu lista en varias listas pequeñas. Por ejemplo toma la lista de 20 cosas a cambiar y divídela en 4 listas de 5 cosas a cambiar. Sí, es verdad que tienes el mismo volumen, pero empezar por una lista pequeña te motiva porque verás mucho más progreso.

Si ya tienes esa lista pequeña, cambia las frases en forma de propósito (escribiendo lo que quieres lograr) y en tiempo presente. ¿Por qué?. Porque es una estrategia para tomar acción en presente, el futuro es incierto pero hoy tenemos el control total para actuar. Por ejemplo:

“Tomo más refresco que agua” –> “Hoy tomo suficiente agua”
“No hago nada de ejercicio” –>“Hoy comienzo a hacer ejercicio”
“Voy a la oficina sin desayunar” –>“ Hoy desayuno sano antes de salir”

Hazlo lo más específico posible.

Un buen hábito: Desarrolla la manía de desear el éxito a los demás. Si tienes que convencer a alguien que te ayude, la mitad de la batalla está perdida. Si vas a ayudarles a alcanzar el éxito de manera en que tú también lo hagas, es mucho más fácil. Si lo enfocas siempre en estos términos, es más probable que las personas quieran trabajar, vivir, compartir contigo.

Un buen hábito, es adquirir la manía de desear suerte a todas las personas que te encuentres, mirarles y realmente pensar ‘deseo que esta persona sea feliz’. Esos pensamientos ayudarán a que las personas que te conozcan perciban ese pensamiento de forma inconsciente y sientan positividad hacia ti.

Esto también ayudará a que seas un mejor compañero, jefe, padre, amigo o vecino. La compasión es la mejor habilidad que puede demostrar un líder.

Baltasar Santos

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s