El poder de la empatía.

empatiaLa empatía es el arte de ponerse en el lugar de otra persona, meterse “en su piel”, meterse en “sus zapatos” para saber qué piensa, qué siente, qué implicaciones tiene para esa persona tomar tal o cual decisión que para tí sería la mar de fácil.

Podemos decir que la empatía se basa en 4 elementos:

1.-Perspectiva: Se refiere a adoptar la perspectiva de otra persona, o dicho de otra manera, reconocer que la verdad de esa persona se basa en su propia perspectiva.

2.- No juzgar: Cuando practicamos la empatía no juzgamos a la otra persona. La aceptamos tal y como es. Lo que para nosotros puede ser una actuación equivocada, para esa persona puede ser muy acertada. No podemos juzgar porque la visión que nos aportan nuestras lentes no sirven para la vista de otras personas. Cada uno tiene sus propia visión y cada uno genera sus propias soluciones. Por tanto, no tiene sentido juzgar.

3.-Reconocer las emociones de otra persona: nuestras propias experiencias nos causan determinadas emociones, y tendemos a pensar que los demás si tuvieran esas experiencias también disfrutarían de las mismas emociones. Eso es falso. Cada persona vive sus propias experiencias y las asocia a sus propias emociones. Reconocerlas es empatía.

4.- Comunicarlo. Cuando hemos sido capaces de poner en práctica los 3 elementos anteriores, es hora de hacer saber a esa persona que la entiendes. De esta manera se cierra el ciclo sagrado de la empatía.

¿qué hacer cuándo tu empatía te lleva a reconocer que lo mejor que le puede pasar a otra persona (desde el punto de vista de esa persona) no coincide con lo que a tí te gustaría que sucediera (desde tu punto de vista)?. Pues es un momento difícil, pero si realmente te importa esa persona, has de comprender que sus decisiones deben orientarse a su propio bienestar. Tu influencia sobre esa persona no debe basarse en lo que a tí te gustaría, sino en su propio bienestar, aunque eso implique tu renuncia. Si de verdad te importa esa persona y sabes que lo que mejor le va a funcionar no es lo que tú quieres, deberías apartarte y dejar de influirle para que tome decisiones en las que saldrá perdiendo.

Y, aún mejor, permite que la persona tome sus propias decisiones en libertad, y piensa en que el bienestar de esa persona influye en tu propio bienestar. ¿complicado?. Puede serlo, pero más negativo es empujar a esa persona a tomar decisiones incorrectas por no tener en cuenta su propio punto de vista.

 

 

 

 

 

 

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s