Outsiders

outsidersSe conoce con el término Outsider a aquéllas personas que viven bordeando las normas sociales, no necesariamente gransgrediendo la ley, sino viviendo al margen de lo que se espera de la mayoría de personas, o bien, perfectamente integrado en la sociedad, pero con intereses y motivaciones no convencionales. También se conoce outsider a aquéllas personas que observan la sociedad desde fuera. Personas que viven al límite, gente rara, antisociales,  mucha gente les llama de diferentes maneras, pero ellos mismos se consideran especímenes raros en la sociedad.

A lo largo de mi vida, profesional y privada, me he considerado afortunado de haberme cruzado con un buen número de outsiders, hasta tal punto, que creo que entre los propios outsiders existe un imán que nos atrae unos a otros.

¿Qué pueden tener en común un sin techo y Mozart? En un caso se trata de un hecho socialmente calificado como desgraciado y en el otro del paradigma de la genialidad. En ambos casos, sin embargo, se utiliza el poder de las etiquetas para estigmatizar o asegurar prestigio a alguien considerado “fuera de lo normal”. Señalar la genialidad de una persona no suele ser un problema, pero rotularla como indigente o marginal  implica convertirla en outsider, no importa en qué se haya motivado su situación: pobreza económica, problemas con el alcohol o las drogas, o decisión voluntaria.

Tradicionalmente los sociólogos buscaron explicar los motivos que inducían a una persona a desviarse de las reglas. Pero fue el trabajo pionero de Howard Becker, en los años sesenta, el que centró el foco de atención en quienes hacen o proponen las normas, dado que es tan importante estudiar a quienes se situan en la frontera de las normas como quienes definen lo que es normal o no.

Becker sentó las bases para un estudio complejo e integral del campo de la desviación de lo “normal”. Con prosa clara y directa ofrece además una aproximación atractiva para quienes deseen mirar de cerca el mundo de los supuestos outsiders y la dialéctica de sus vínculos con la gente “normal”. El autor indaga, entre otros, el caso de los consumidores de marihuana, revelando cómo se inician en esa práctica, cómo la posición que asumen ante los controles sociales les permite disfrutar de esa experiencia o alejarse de ella, cómo se vinculan con los valores convencionales y con los de su grupo de pertenencia.

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s