Sensaciones bajo la lluvia

lluviaRecientemente he tenido la ocasión de conocer la diversidad de opiniones sobre la lluvia y las tormentas. Intentaré recoger las diferentes sugerencias  recogidas. Dime si te identificas con alguna.

Siempre paraguas en ristre:

En una excursión a la montaña, un buen amigo se sinceraba y me decía que siempre que cabía la posibilidad de lluvia, tenía el paraguas a punto, incluso cuando la amenaza de lluvia era pequeña. Yo, que hago totalmente lo contrario, le preguntaba si no encontraba en esa postura un exceso de control o una protección excesiva ante una inclemencia climatológica. Para él, lo importante era siempre estar preparado para todo. Me revelaba que era su carácter, organizado, metódico y previsor, siempre planificando el futuro, siempre preparado para cualquier incidencia.

Desde la Ventana:

Las tardes otoñales de tormenta si te pillan en casa son excepcionales para muchos. Estar en el sofá  con una manta por encima, escuchando algo de música o simplemente la música que la naturaleza produce con sus distintos ritmos de caída de la lluvia sobre el suelo, son considerados por muchas personas, entre las que me incluyo, como una verdadera delicia.

El sonido de la lluvia, así como otros sonidos naturales, como el de las olas, o el susurrar del viento en los bosques, las cascadas o el discurrir del agua en los ríos, son sonidos que estimulan la relajación, la reflexión serena…aunque también en ocasiones la nostalgia, y la tristeza. Yo soy de los que se sienten relajados y serenos con la lluvia. Me estimula observar las gotas de agua en la ventana, y despierta mi lado creativo. El recogimiento y el sentimiento de estar protegido también son sensaciones muy comunes cuando observas la lluvia desde el interior.

 

Las tormentas:

Uno de los fenómenos que acompaña a la lluvia con frecuencia son las tormentas. Rayos y truenos, relámpagos y centellas. No hay muchas personas a las que les guste. A menudo, encuentras personas que les gusta la lluvia pero que se sienten aterrorizados por las tormentas eléctricas. Sin embargo, tomando las medidas precauciones para no ser electrocutado por un rayo, las tormentas tienen un gran poder de seducción para muchas personas. También es mi caso. Amo las tormentas, quizás  porque me hacen sentir parte de esa  inmensa fuerza natural incontrolable, ser parte del choque de energías positivas y negativas.

 

Que me inunde la lluvia:

Salvo que tenga que mi ropa y mi cuerpo deban estar secos porque he de trabajar o tenga alguna obligación donde la formalidad y el decoro sean normas, me encanta que la lluvia me inunde.

Hace poco, se daba el aviso de que en pocas horas iba a caer una buena tromba de agua, y mientras unos corrían para llegar a casa antes de la lluvia, otros estábamos expectantes ante la buena nueva.

Que la lluvia te atrape, que te moje. Disfrutar del agua cayendo en tu cara, mirando hacia el cielo, dejándote inundar por la renovación del agua pura que cae de un cielo encapotado, es también una de esas sensaciones, que para los amantes de la lluvia, es algo fundamental.

Pasear por la playa o por el campo, con los pies descalzos, y sintiendo el agua golpear ligeramente sobre tu cuerpo es sensacional. Un puro masaje natural, que puedes disfrutar sobretodo cuando la lluvia cae en momentos de ocio.

Los olores:

Una de las sensaciones más hermosas es el olor a tierra mojada con sus diferentes variedades: bosque mojado,  playa mojada, campo mojado, césped…. La lluvia tiene el poder de hidratar la tierra, pero al mismo tiempo de extraer del suelo la riqueza y complejidad de olores que nos evocan recuerdos primitivos y la parte más animal e instintiva de nuestro cerebro.

Posiblemente, el disfrute de los olores sea de todos las sensaciones explicadas hasta ahora, la que más gente comparte.

 

¿Y tú? ¿Cuál es tu experiencia?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s