15 consejos para mejorar la comunicación con tus hijos

 comunicacion

Mantener una buena comunicación con los hijos pequeños permite establecer lazos afectivos y un vínculo emocional, brinda seguridad y confianza en el niño.
Si un padre no tiene tiempo para conversar con su hijo desde que éste es pequeño, cuando sea adolescente le costará dialogar y comunicarse con él, y le será más difícil poder saber del mundo de su propio hijo.

Entre los beneficios de tener y mantener una buena comunicación con los hijos pequeños encontramos que ayuda a establecer lazos afectivos y un vínculo emocional. Además brinda seguridad y confianza en el niño pues sabe que no está solo o que mamá o papá van por él.

También le facilita un modelo para la socialización de las habilidades y la expresión de las emociones, que desarrolle habilidades comunicativas, y finalmente, el desarrollo de la escucha. “Es importante que esto se de en la familia como primera escuela”, dijo.

Aquí diez consejos prácticos para tener una buena comunicación con sus hijos desde pequeños.

1)   Dedicarle tiempo. Si una madre dedica tiempo para estar con su hijo podrá organizarlo para comunicarse con él. En cambio, si está metida en sus quehaceres no podrá comunicarse de manera más profunda e íntima.

2)  Jugar. Al principio el niño se centrará en el juego, mediante el cual se irá comunicando. Tenga en cuenta que el juego es la actividad que más le gusta al niño.

3)   Tender lazos de comunicación a edades tempranas con sus hijos y mantenerlos para seguir desarrollándolos conforme van creciendo. Esto ayudará mucho en la adolescencia.

4)   Comunicarse de uno a uno con sus hijos. Tener y mantener en el tiempo la experiencia de la comunicación del padre con cada hijo y no siempre con toda la familia reunida. La individualidad de cada hijo es fundamental.

5)   Hazle preguntas abiertas para que el niño pueda expresarse libremente y evite dar juicios de valor cuando comente algo que no le parece bien, porque el niño puede frenarse y no querer contar situaciones que quizás no fueron correctas.

6)   Ayúdalo a expresar los sentimientos que tiene. Si tiene miedo o angustia es importante que los padres le ayuden a exteriorizarlo. No es verdad que los hombres no lloran. Enséñale a expresar adecuadamente sus sentimientos.

7)   Empatía y calidez: son características esenciales para que la comunicación sea natural y con amor. Que no sea un listado de preguntas y respuestas, sino de manera natural y con mucha acogida.

8)   Aprovecha los momentos  en que se le cambia, baña, da la leche y juega son importantes para el bebé y el niño. Antes de dormir se puede escuchar y conversar con el pequeño y preguntarle qué le gustó más en el día y qué no.

9)   Tenga cuidado del tiempo que pasan en la tele o videojuegos, pues esos instrumentos pueden quitar momentos para compartir en familia o con otros niños. La costumbre de enganchar el niño a los dibujitos para que los mayores puedan descansar debería estar abolida.

10) Ten cuidado con lo que les dices: Tus palabras tienen mucho poder en tus hijos y pueden “grabar a fuego” ideas y miedos que permanecerán con tus hijos de por vida.

11.- Nunca le compares con otros hijos u otros niños:  Idealizar el comportamiento del hijo que suele portarse mejor, puede afectar directamente al autoconcepto, la autoestima y el rendimiento de los niños que no se portan tan bien.

12.- Motívale: anímale y motívale hacia el aprendizaje. Elogia sus capacidades. Si el niño se siente capaz de hacer algo y además siente interés por conseguirlo, actuará de forma motivada y será más probable que alcance sus metas.

13.- Ayúdale a desarrollar su imaginación: Este punto requiere un cierto aprendizaje. No podemos pedirles, si nunca lo han hecho y nosotros no les hemos enseñado, que lo hagan de la noche a la mañana. Para ello, desde pequeños, debemos enseñarles a enfrentarse a sus obligaciones como si fuera un juego, algo divertido. ¡A ver quien se lava mejor los dientes!

14.-Incentívale la curiosidad por las cosas: Si favorecemos el aprendizaje a través de un ambiente estimulante, que nos resulte atractivo, interesante, etc. es más probable que el niño quiera aprender. Para ello debemos implicarnos en la actividad, y transmitirles de una forma activa y con entusiasmo, que son ellos quienes deben resolver la cuestión, los que deben pensar razonadamente. Sólo así, conseguiremos que se involucren en lo que les estamos pidiendo.

15.-Practica con tu hijo la escucha activa: No debemos olvidar que en estas etapas tienen una necesidad inmensa de ser y sentirse escuchados. Debemos demostrarles que realmente le estamos escuchando y que nos interesa lo que nos tienen que contar. Darles conversación, escucharles, interesarnos por lo que les pasa, por lo que les gusta, es algo fundamental.

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s