¿Por qué se asocia el nº 13 a la mala suerte?.

Como la mayoría de supersticiones, la maldición del número trece tiene su origen en la religión.  Concretamente el 13 se asocia a la última cena de Jesucristo con los doce apóstoles, tras la cual, fue delatado.

Se cree que si se sientan a comer trece personas en una misma mesa, una de ellas morirá antes de un año.El día de la semana varia: en España, México y Grecia se teme al martes y trece; y en los países anglosajones al viernes y trece, porque en viernes fue crucificado Jesús.

Otras supersticiones:

  • Que se cruce un gato negro: La Iglesia Católica consideraba los gatos como la reencarnación del diablo, por lo que eran quemados. El negro, además, se identificaba con el diablo por ser el color de la noche y del maligno.
  • Decir “Jesús” o “Salud” cuando alguien estornuda: Se debe a que el estornudo era la puerta de transmisión de muy diversas enfermedades y por eso se pedía a Dios que apartase el peligro de cualquier infección.También se dice que era para evitar que entrara el demonio a través de la boca.
  • Pasar debajo de una escalera:  El triángulo ha sido considerado por muchas religiones como un símbolo sagrado que se debe respetar. La iglesia católica asocia el triángulo a la la trilogía de la Santísima Trinidad. Dado que la escalera forma un triangulo cuando se apoya en la pared, pasar por debajo significa un sacrilegio que se paga con la mala suerte, a no ser que se crucen los dedos, o se escupa una vez bajo la escalera o tres veces después de cruzarla. Parece ser que esta superstición también se relaciona con el patíbulo, y su relación con los ahorcados. Otra creencia proviene de los cuadros de la crucifixión, en los cuales figuraba una escalera bajo la cual Lucifer veía con furia cómo Jesús moría para salvar a la humanidad. De ahí la costumbre de santiguarse para preservarse de las furias del Diablo o ahuyentar el peligro.
  • Colocar el pan boca abajo: El pan es un alimento básico y sagrado, puesto que representa el cuerpo de cristo. Ponerlo boca abajo se supone que trae mala suerte por tratarse en realidad de una ofensa al cuerpo de Cristo; asimismo, cuando se caiga al suelo es costumbre besarlo y hacer tres cruces para alejar las desgracias.
  • Taparse la boca al bostezar: Sirve para evitar que el diablo se lleve el alma por la boca.
  • Una pestaña caída: El Diablo colecciona pestañas y, según la tradición, perder una significa correr toda clase de peligros. Así que si se te cae, colócala en el dorso de la mano y lánzala por encima del hombro o sitúala en la punta de la nariz, sopla para que salte y pide un deseo.
  • El mal de ojo: Tradicionalmente se ha creído que cuando nos reflejamos en la pupila del ojo de alguien, podíamos quedar atrapados por ella. Por esto, aquellas personas que padecían cataratas u otro defecto visual, a menudo eran sacrificadas en la hoguera.

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s