¿Por qúe engordan los nervios?

En uno de los geniales monólogos del inolvidable Pepe Rubianes, decía que cuando iba a la carnicería pedía que le sirvieran los filetes de carne “sin nervio” porque los nervios engordan.

Aunque la fibra nerviosa no engorda, comer ansiosamente o de forma estresada sí que puede engordarnos por diversas razones:

  • La respuesta de nuestro organismo ante el estrés es la activación del mecanismo de respuesta huída-ataque, lo que implica que, entre otros cambios, se produzca una ralentización de la digestión, volviéndose ésta lenta y pesada.
  • Durante una comida estresada, solemos aumentar la frecuencia de bocados y disminuir la frecuencia de masticaciones, haciendo que ingiramos más alimentos y peor digeridos que en una situación de comida placentera.
  • La sensación de hambre tarda más en calmarse dando lugar a que ingiramos más alimentos de los necesarios, hasta que el cerebro avisa que el hambre ha desaparecido.

¿Qué hacer para comer saludablemente?.

1.- Las comidas son un placer y un buen momento para compartir una buena conversación, sin prisas.

2.- La respiración lenta y profunda acompaña a los momentos de relajación. Intenta que la comida sea uno de esos momentos.

3.- Evita demasiados estímulos auditivos o visuales de fondo, evita el ruído. Quita la TV y disfruta de un rato de silencio o de música relajante.

4.- La masticación es la primera digestión que realizamos. Masticar bien cada bocado nos asegura una perfecta digestión.

5.- El mindfullnes aplicado a la comida significa tomar conciencia del momento de comer, de los sabores y olores, de las texturas, de los condimentos, de los sonidos en boca de cada bocado…, Practica la conciencia plena en la comida y experimentarás el placer de comer.

6.- Elige unos alimentos equilibrados. Vigila la ingesta de grasas y azúcares, y elimina de tu dieta las bebidas carbonatadas o dulces. Agua, o un buen vino (incluso una copa de cava Brut Nature) pueden ser unos buenos aliados de la comida, siempre que no sea excesivo. Es preferible beber antes de comer que hacerlo durante la comida.

7.- Piensa en el momento del día en que estás. Si es de noche y después de la cena vas a dormir, la cena ha de ser muy ligera (ensalada y poco más). Si es de día y estás en el desayuno, éste puede ser más abundante. Ya sabes aquello de “desayunar como reyes, almorzar como príncipes y cenar como mendigos”.

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en alimentos sanos, ansiedad, dieta, estilo de vida, estres y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s