¡Echa el freno, madaleno!

keepcalmUna de las grandes diferencias entre un estilo de vida saludable y el estrés excesivo es la velocidad con la que vivimos.

Mi amiga Clara tiene una curiosa teoría al respecto: dice que el ser humano tiene predeterminado un número de respiraciones a lo largo de su vida. Las personas que viven la vida a tope, estresadas en exceso, sin tiempo material para llevar a cabo sus propósitos, lo viven todo con mucha más intensidad, respirando mucho más deprisa que el resto, como si les faltara el aire, o como si el aire se fuera a acabar. Estas personas, además de ser propensas al bloqueo por estrés y a la ansiedad, tienden además a vivir menos años.

En cambio, las personas que se toman sus tareas con tranquilidad, sin prisa pero sin pausa, son mucho más ordenadas y eficientes en el cumplimiento de sus compromisos. Su gestión del tiempo es tan buena que sacan tiempo para el trabajo, para el ocio, para la familia, para los amigos, para las aficiones y para sí mismos. Son personas que tienen una respiración acompasada, lenta y profunda, y eso les lleva a vivir más tiempo y más saludablemente.

Aunque Clara reconoce que es una teoría no comprobada y disparatada, la verdad es que la velocidad con la que vivimos y la frecuencia de la respiración son indicadores potentes del grado de estrés o de relajación con el que vivimos, y eso está ligado a la generación de cortisol. La liberación de cortisol en respuesta al estrés es saludable en pequeñas cantidades, sin embargo, el exceso de cortisol como consecuencia de un estilo de vida estresado continuamente tiene efectos muy negativos sobre la salud: incrementa el nivel de azúcar en sangre, suprime la acción del sistema inmunitario, disminuye la formación ósea, estimula la secreción ácida gástrica y daña el hipocampo (memoria, emociones, aprendizaje)…entre otros efectos.

Por esas razones, vivir deprisa puede ser sinónimo de morir joven (sin necesidad de tener un bonito cadáver). Es muy recomendable, frenar nuestro ritmo, ordenar nuestro tiempo y nuestras actividades, y cada vez que detectemos un acelerón de nuestra respiración, tomarse un tiempo para respirar lenta y profundamente. Llevar a cabo tus actividades y compromisos con calma y de forma relajada y “una detrás de la otra”, te llevará a ser más eficiente en el trabajo, y a vivir más saludablemente. “Si tienes prisa, vístete despacio”.

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en estilo de vida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s