Combatiendo el “ya lo haré luego”

procrastinacionA menudo nos encontramos en situaciones en las que sabemos que tenemos que hacer algo urgente, pero sin embargo, la falta de ganas, la ansiedad o el cansancio físico hacen que lo importante lo aparquemos para un “indeterminado después”, y que nos entretengamos en cosas que sabemos que nos hacen perder el tiempo, pero que nos entretienen momentáneamente. A eso se le llama PROCRASTINACIÓN.

La procrastinación, normalmente, no es nada beneficiosa porque luego habremos de vernos las caras con todo aquello que hemos postergado. Mientras procrastinamos, a menudo nos invaden pensamientos de culpa y ansiedad porque sabemos que no estamos haciendo lo correcto y nos generamos más estrés. Eso hace que consumamos más energías de la cuenta porque mientras evitamos cumplir con nuestra obligación no estamos descansando. Una sensación de agobio e incomodidad nos invade en el preciso instante en el que advertimos que estamos tirando el tiempo.

Para organizar nuestros días de manera que combinemos momentos altamente productivos con más momentos de diversión, ocio y descanso, nos viene bien conocer las principales causas de la procrastinación y cómo hacerles frente.

1. Tareas odiosas o poco agradables.

A lo largo del día nos vamos a encontrar con tareas poco atractivas y reconfortantes, pero que hay que hacer: Tirar la basura, fregar los platos, recoger la cocina, fregar los lavabos, barrer, planchar, hacer la colada… Digamos que no son actividades placenteras, pero están ahí y, en un momento u otro hay que hacerlas.

La táctica a emplear con ellas es quitárselas de en medio lo antes posible. Empieza por estas tareas. Nunca las dejes para el final porque no encontrarás el momento oportuno. Piensa también si la distribución de tareas en tu hogar es justa porque a lo mejor estas tareas odiosas se pueden hacer entre todos los miembros de tu hogar de una forma más rápida y eficaz. 

2. Tareas enormes: un horizonte muy lejano.

Nos referimos a aquellas tareas cuya realización nos va a llevar mucho tiempo: preparar un proyecto, escribir un libro,.. También vale para tareas que se encaminan a objetivos a largo plazo (adelgazar, conseguir una buena forma física..). Cuando nos enfrentamos a ellas nos provocan agobio, y ya anticipamos el cansancio, y a veces el fracaso. No es extraño:  ¿Piensas que puedes subir al Everest de golpe?. 

La estrategia aquí es: “divide y vencerás“. Divide ese objetivo o tarea enorme en pequeños pasos. Céntrate sólo en uno de esos pasos antes de pasar al siguiente.

  • Si preparas un proyecto, plantéatelo hacer en diferentes fases.
  • Si tienes que escribir un libro, plantéate escribir 1 página diaria.
  • Si quieres perder 20 kilos, plantéate perder 1 kilo esta semana.
  • Si quieres conseguir una buena forma física: empieza sólo por  ir a correr o caminar media hora al día.

3. Tareas que requieren de un estado emocional positivo. 

Hay ciertas tareas para las que no hay más obstáculo que nuestras emociones. Tengo que llamar a tal o cual persona, tengo que preparar un examen, tengo que preparar la reunión de mañana… Estas tareas, a veces implican realizar un contacto (llamada, reunión….) para la que no estamos preparados emocionalmente, bien porque hemos de llamar a alguien que nos cae mal, bien porque tenemos que excusarnos, bien porque nos van a poner a prueba. 

Hemos de ser conscientes de que postergamos estas tareas por nuestras propias emociones, y para hacerles frente, primero hemos de identificar las emociones negativas, los pensamientos sobre los que se asientan esas emociones, y aprendiendo a generar pensamientos alternativos que den lugar a emociones desbloqueantes. 

4. Estoy cansado o cansada.

Una de las razones por las que más perdemos el tiempo, es porque realmente estamos agotados. Nos faltan momentos de descanso, de sueño, o de desconexión. Dormir bien, hacer ejercicio físico, practicar un hobby, salir a dar un paseo… No es una pérdida de tiempo. Al contrario, los momentos de desconexión, de descanso real, o de práctica de alguna afición, nos sirven para eliminar los ratos de procrastinación, y hacen que aumentemos nuestra productividad.

Tal vez el cansancio se deba a una mala alimentación: revisa tu dieta.

 

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s