¿Existe la pareja perfecta o es una utopía?

. Si entendemos por pareja perfecta el “ideal” que vemos en algunas películas, es sólo eso un ideal irreal. Sin embargo, podemos proponernos mejorar nuestra relación día a día, sabiendo que siempre habrá puntos de vista diferentes que aprenderemos a expresar adecuadamente.

Cuando iniciamos una relación todo es de color de rosa. Vemos lo positivo del otro, y apenas tenemos tiempo de compartir lo negativo que hay en todos nosotros. Sin embargo, pasado el “loco” periodo de enamoramiento y de “mariposas en el estómago”, surgen las rutinas, los desacuerdos, los roces …y los conflictos.  ¿Cómo abordarlos de forma positiva?

Una de las primeras cosas que hemos de modificar es la idea (irracional por otra parte) de que nuestra pareja está ahí para  consolarnos, resolver todos nuestros miedos y responder a todas nuestras expectativas (esas que muchas veces ni expresamos). Cuando se piensa así,  la princesa amable y maternal se convierte en una bruja malvada, y el príncipe azul se convierte en un sapo.  

Para alcanzar la felicidad de la pareja, hay que partir de la felicidad individual para después compartirla, convirtiendo la vida feliz en pareja en la “guinda” de la felicidad. 

Poner nuestra felicidad en manos del otro es ya de entrada, culpabilizarlo de nuestros momentos infelices.

Muchas parejas traen el ideal de que en la pareja se debe compartir todo. El 100% del tiempo, de actividades y de amigos. Error….y qué agobio!!!. ¿dónde queda el espacio personal que todos necesitamos?.

Otras parejas, mucho más liberales, entienden que cada uno ha de hacer su vida. ¿Entonces qué se comparte?.

En cambio, el modelo de los círculos que se entrecruzan dejando un espacio común, pero también un amplio espacio personal individual se convierte en el modelo del éxito de la pareja. 

La gestión del tiempo en común, y del tiempo individual se convierte en pieza clave en la terapia de pareja. Lo que verdaderamente importa no es la cantidad de tiempo a la semana que la pareja comparte, sino sobretodo la dedicación a la pareja de pequeños lapsos de tiempo en el que uno se interese por el otro, y en el que se refuerze positivamente el uno al otro con lo que llamamos “caricias emocionales”. Con 5 horas semanales es suficiente. Lo que muchas personas deben aprender en terapia de pareja es emplear su tiempo personal, las 163 horas restantes.

 

Acerca de Baltasar Santos

Licenciado en Psicología, post grado en mediación, y máster en psicología forense. Curioso y en constante aprendizaje. Me encanta impartir clases, las TIC, pero sobretodo soy un apasionado de las personas. y disfruto aplicando psicología y formación para el desarrollo de personas y organizaciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s