Busca en tu interior

“Busca en tu interior nos demuestra que para evitar ciertos desenlaces hay que cambiar las condiciones en las que se producen. Si modificas tus hábitos de pensamiento podrás cambiar también las actitudes y emociones derivadas de ellos y encontrar así la paz y la felicidad interior”

Tenzin Gyatso, XIV Dalai Lama.

Hoy no hay debate al respecto de la importancia de la inteligencia emocional para el éxito en la vida personal y profesional. Sin embargo, la inteligencia emocional sigue siendo hoy la gran ausente en los programas de formación ocupacional y de reciclaje, salvo que los docentes la incorporemos de forma transversal en los diferentes cursos. Tampoco existe una asignatura en educación primaria ni secundaria que permita a niños y jóvenes desarrollar estrategias y habilidades de inteligencia interpersonal e intrapersonal que les resultarán imprescindibles para adaptarse al entorno cambiante en el que vivimos.

Hay, sin embargo, un número creciente de profesionales de diferentes disciplinas que nos hablan de los beneficios de la felicidad en el trabajo, de la importancia de relaciones humanas mutuamente beneficiosas.

Quizás uno de los ejemplos más difundido sea el de Chade-Meng Tan, ingeniero de Google durante muchos años, y que fue apodado como “el buen compañero” en esa compañía. Chade-Meng, que dentro de unos meses vendrá a Catalunya, ha escrito diversos libros y ha impartido decenas de conferencias sobre la inteligencia emocional, la búsqueda de la felicidad y de la armonía que todos buscamos. ¿O quizás no la busque todo el mundo?.

Sea como fuera uno de su libros insignia es “Search Inside You”, busca en tu interior, que es la receta fácil de entender y de aplicar para lograr ese estado mental que la mayoría buscamos, y que en Actitud i Més adaptamos con el nombre de Programa BETI (Busca En Tu Interior) y que es aplicable individualmente pero también en las organizaciones.

Los tres pasos de la inteligencia emocional

Antes de pasar a practicar los 3 sencillos pasos de inteligencia emocional, hay dos aspectos de suma importancia.

Primero.- Analizar nuestro presente. Sin frustación, de forma objetiva, anotando aquellas cosas que no nos gustan de nosotros mismos o de nuestro entorno, y aquellas otras que sí nos gustan de nosotros mismos y de nuestro entorno.  Ser conscientes de nuestra realidad es el primero de los aspectos preliminares.

Segundo.- Define a dónde quieres llegar. Cómo te gustaría que fuera tu vida a corto, medio y largo plazo.

A partir de que tenemos claro el punto de partida y el punto al que queremos llegar, como mínimo inicialmente, podemos empezar a practicar.  Si no tenemos claro nuestro punto de partida y nuestros objetivos, puedes también empezar a practicar, pero recuerda volver a estos dos aspectos iniciales más adelante. Y si no quieres escribir, igual te resulta más fácil hacer un dibujo o un collage de fotografías o imágenes de tu presente, y de tu futuro. Las imágenes se recuerdan un 85% más que las palabras.

Los 3 pasos de la Inteligencia emocional son:

  • 1. Entrenar la atención: El objetivo una sensación de calma y claridad al mismo tiempo.
  • 2. Conocimiento del ‘yo’: es la percepción de nuestros procesos cognitivos y emocionales. Conocerlos aumenta la confianza.
  • 3. Crear hábitos mentales: El pensamiento positivo se trabaja con repetición, creando hábitos.

1- Entrenar la atención:

Normalmente funcionamos en el día a día de forma automática. Hacemos nuestras tareas, trabajo, estudio….con el “piloto automático activado”.  Esta forma de funcionar es positiva porque nos ahorra tener que estar pensando en todo momento cada cosa que hacemos. Sin embargo, funcionar automáticamente puede llegar a desactivar nuestro control voluntario sobre la atención, y acostumbrarnos a hábitos y formas de reaccionar poco adaptativas.  La capacidad de dirigir la atención es crucial. La atención es uno de los procesos cognitivos superiores. El control de nuestra atención, reconociendo a qué estamos prestando atención y qué estamos desatendiendo, nos permite dirigir el foco de atención hacia aquéllos aspectos que voluntariamente decidimos, no hacia los que nuestro piloto automático nos lleva.

El objetivo del control de la atención es conseguir una sensación de calma y de claridad.

Piensa en tu atención como un foco que puedes dirigir a tu antojo. Aprender a dirigir la atención, a enfocarte en la observación de los pensamientos y emociones que experimentas en los malos momentos, sin valorarlos, entendiéndolos como una reacción física ante una serie de hechos y de pensamientos.

Respira profundamente durante 1 minuto, centrándote solamente en tu respiración. Dirije después tu atención hacia los aspectos positivos de tu vida.

La relajación de la mente y del cuerpo te llevará a poder plantearte con claridad los retos de futuro, y a diseñar qué cambios quieres hacer en tu vida. Con una mente relajada, das descanso a tu parte racional que puede llegar a bloquearse o a entrar en bucle, y al mismo tiempo, permites que tu parte subconsciente, creativa, intuitiva e inspiradora, pueda jugar su papel, frecuentemente infravalorado.

Aprende a tener calma interior

El trabajo o su ausencia, la economía, la vida en pareja son habituales fuentes de estrés. La habilidad de poder llegar a una mente que está calmada y clara en todo momento es muy útil.

“La analogía es un océano profundo, puedes acceder a esa calma y existir en un mundo en el que puedes estar calmado y en acción a la vez”. Aunque esto parezca muy difícil,  lo único que debes hacer es practicar y entrenar tu atención para permitir que la mente se estabilice.

Una manera para lograr esto es con una sesión diaria breve de meditación, aunque también lo puedes lograr enfocándote en la respiración durante el día. Tres tomas de aire, de vez en cuando.

2- Conocimiento del ‘yo’

Es la percepción de nuestros procesos cognitivos y emocionales. Conocer la relación entre emociones y pensamientos es fundamental. Conoce tus emociones. Ponles nombre. Familiarízate con ellas para poder manejarlas a tu antojo. Es el proceso de autoregulación emocional.

Incrementa la resistencia emocional

De los fracasos hay que aprender, y los éxitos hemos de aprender a valorarlos y compartirlos. “Comienza reconociendo que el fracaso es una experiencia psicológica en la mayor parte. Para mí, es un apretón en el pecho, se me cae el estómago y me falta energía. Me siento horrible. Y la razón por la que me siento horrible es por las sensaciones en mi cuerpo”, afirma Chade-Meng.

El primer paso es reconocer el fracaso como una experiencia física. El segundo paso es volver a la técnica Nº1; calmar la mente enfocándose en la respiración. Calmar la mente tiene el efecto de calmar el cuerpo también. Estos 2 pasos calman los nervios que regulan las reacciones fisiológicas de estrés.

Hemos de “Dejar libres las sensaciones”. Considerar a las emociones como sensaciones fisiológicas. Pueden ser buenas o desagradables, pero son simplemente experiencias. Deja que fluyan cuando quieran de forma amable, apacible y generosa. Si logras hacerlo, serás más resistente al fracaso. Esto significa que lejos de prestar atención a lo que estés sintiendo en ese momento, se debe aceptar como una reacción y no darle importancia. Al ignorarlo, normalmente disipará.

3- Genera hábitos

El camino para poder llegar al pico más alto de la montaña no es fácil, pero llegar a la meta es posible.  Lo mismo pasa con el proceso para cambiar de hábitos. Dar el primer paso es lo que necesitas para lograr un gran cambio en tu vida.

Cuando empiezas algo nuevo es normal que no sepas por dónde hay que empezar. Generalmente existen cosas que puedes hacer, cosas que quieres hacer, y cosas que tienes que hacer. Es importante empezar en ese punto: en las cosas que tienes que hacer.
La mejor forma de darte cuenta de que hábitos son los que quieres cambiar, es escribiéndolos en papel (o digital), es una forma de que no los olvides y que además visualices físicamente fuera de tu cabeza.

Tómate unos días (yo te recomiendo una semana) para ir escribiendo aquellas acciones o actitudes que tú consideres que quieres cambiar. El objetivo de la lista es hacer un análisis global.

Seguramente tienes más de dos cosas que quieres cambiar, y tienes entonces una larga lista. El problema con las listas largas es que NUNCA SE HACEN, son como laberintos de estrés y no se llega a ninguna parte con ellas.

Por eso divide tu lista en varias listas pequeñas. Por ejemplo toma la lista de 20 cosas a cambiar y divídela en 4 listas de 5 cosas a cambiar. Sí, es verdad que tienes el mismo volumen, pero empezar por una lista pequeña te motiva porque verás mucho más progreso.

Si ya tienes esa lista pequeña, cambia las frases en forma de propósito (escribiendo lo que quieres lograr) y en tiempo presente. ¿Por qué?. Porque es una estrategia para tomar acción en presente, el futuro es incierto pero hoy tenemos el control total para actuar. Por ejemplo:

“Tomo más refresco que agua” –> “Hoy tomo suficiente agua”
“No hago nada de ejercicio” –>“Hoy comienzo a hacer ejercicio”
“Voy a la oficina sin desayunar” –>“ Hoy desayuno sano antes de salir”

Hazlo lo más específico posible.

Un buen hábito: Desarrolla la manía de desear el éxito a los demás. Si tienes que convencer a alguien que te ayude, la mitad de la batalla está perdida. Si vas a ayudarles a alcanzar el éxito de manera en que tú también lo hagas, es mucho más fácil. Si lo enfocas siempre en estos términos, es más probable que las personas quieran trabajar, vivir, compartir contigo.

Un buen hábito, es adquirir la manía de desear suerte a todas las personas que te encuentres, mirarles y realmente pensar ‘deseo que esta persona sea feliz’. Esos pensamientos ayudarán a que las personas que te conozcan perciban ese pensamiento de forma inconsciente y sientan positividad hacia ti.

Esto también ayudará a que seas un mejor compañero, jefe, padre, amigo o vecino. La compasión es la mejor habilidad que puede demostrar un líder.

Baltasar Santos

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Efectos beneficiosos de la Salsa y la bachata sobre la salud física y psicológica.

feeldance

Hoy os voy a hablar de una práctica con grandes efectos beneficiosos para la salud física y el equilibrio psicológico de las personas, especialmente indicada para aquellas personas a las que os cuesta más relajaros haciendo ejercicios de respiración profunda y meditación. Se trata de la salsa y la bachata.

Sí, en efecto, hoy os voy a hablar del baile, y en especial de estos dos tipos de danza. Si no os lo creeis, podeis empezar esta misma semana con el amigo César de El Vendrell, en el Feel Dance SBK, en la planta superior del conocido “Rustic”. Más abajo os doy información de horarios y precios.

Generando endorfinas.

Para empezar, el baile es un ejercicio que te ayuda a generar endorfinas. Como algunos ya sabeis, las endorfinas son unas sustancias (técnicamente se conocen como péptidos opioides endógenos) que funcionan como neurotransmisores que se producen en la glándula pituitaria y el hipotálamo, y cuyos efectos son  analgésicos y de sensación de bienestar. Así que de entrada, se recomienda para combatir dolores, estados de melancolía, tristeza, así como para potenciar la sensación de bienestar de las personas.

Las endorfinas implican una acción farmacológica semejante a la actividad de los corticoesteroides o la morfina pero a diferencia de los medicamentos producidos artificialmente por la industria farmacéutica, las endorfinas son producidas por esa gran farmacia que es nuestro propio cuerpo.

Aumento de la capacidad respiratoria, resistencia y salud cardiovascular.

Como es un ejercicio aeróbico tiene efectos positivos sobre tu capacidad respiratoria, sobre tu resistencia física y sobre tu salud cardiovascular.

Mejora tu capacidad de relacionarte con los demás.

Bailar es una actividad que puedes realizar solo, en pareja o en grupo, y que potencia habilidades de expresión artística y coordinación motriz, pero también de habilidades sociales: el contacto con otras personas, trabajo en equipo, coordinación y sincronización con otras personas. Sus beneficios lo hacen una práctica recomendable para personas que necesiten reforzar cualquiera de estas habilidades, para personas que quieren vencer su timidez, o simplemente ampliar su red de contactos.

Creatividad  e inteligencia emocional.

Hablábamos antes de la generación de endorfinas. Bailar es una terapia que te libera de tristezas, rutinas estresantes, frustraciones del día a día, permitiéndote adquirir estrategias para combatir el estrés, la tristeza o la ira, y desarrollando también nuestra parte creativa y nuestra inteligencia emocional.

Ejercicios como el baile te permiten desconectar tu parte consciente de los problemas del día a día, para volver a abordarlos después con nuevas fuerzas y otra perspectiva. La creatividad se desarrolla permitiendo a la mente desconectar para dedicarse al ocio, lo que se conoce con el nombre de procrastinar de forma eficiente, para volver a dedicarse a la resolución del problema posteriormente.

Vencer la timidez

Mediante la danza, se aprenden habilidades de afrontamiento a la sensación de ridículo, o de miedo a equivocarse, que acompañan la mayoría de problemas de timidez y fobia social. La danza nos desinhibe ante las miradas de los demás y nos obliga a entrar en contacto con otras personas, mirar de frente, comunicarnos verbal y con la mirada y los gestos, favoreciendo por tanto, nuestras habilidades sociales y nuestra propia autoestima.

Ergonomía: salud postural y física.

En tanto que ejercicio, ayuda a quemar calorías, mantenerte en forma y bajar de peso, si esa es tu pretensión, pero además ayuda a tu equilibrio y a cambiar tu postura corporal, mejorando tu salud postural (problemas de espalda y cuello sobretodo).

Romper con la rutina.

Sin palabras. Todo el mundo sabe lo que quiere decir romper un poco con el día a día y liberarnos de obligaciones y deberes cotidianos.

En definitiva, tanto por sus efectos sobre la salud física como la salud psicología y social, la bachata y la salsa son actividades altamente recomendables y económicas. Os dejo seguidamente, los horarios y precios de Feel Dance SBK en El Vendrell.

horarios-y-precios

 

 

Publicado en ansiedad, asertividad, Autoestima, cambio, comunicacion, Emociones, estilo de vida, estres, gestión emocional., inteligencia emocional, Sin categoría, zona de confort | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El tiempo es vida

aprovechar-el-tiempo

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

En busca de la felicidad

felicidad

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

¿Por qué se acaban las relaciones de pareja?

Aunque nuestra cultura idealiza y nos insta a tener uniones de pareja de por vida, lo más frecuente, es que aquéllo que une a las personas en relaciones estables no dure toda la vida, se diluya como un azucarillo en agua, y finalmente se acaben las razones para seguir en pareja. ¿Por qué ocurre?

El mito del amor eterno.

Tod@s hemos soñado en alguna ocasión con el romance de película, en el que dos personas encuentran recíprocamente un complemento ideal a su vida, y de la que se espera que el deseo, la pasión, el amor, el compañerismo y la complicidad que nos genera dure toda la vida.

La verdad es que el romance de película tiene fecha de caducidad, y lo que hace perdurar las relaciones de pareja es la existencia de una serie de vínculos que van más allá del amor. Elsa Punset nos viene a decir que si el baile hormonal del enamoramiento durara más de 6 meses, no habría cuerpo que lo aguantara.

En efecto, las relaciones de pareja atraviesan por diferentes fases a lo largo de su existencia, empezando normalmente (aunque no siempre) por una fase de intensa atracción emocional y, normalmente, física, que, pasados unos meses da lugar a otro tipo de amor, igualmente hermoso pero menos intenso y pasional. No se ama menos pero se ama mejor.

Sin embargo, la convivencia, la rutina, los problemas, las obligaciones y toda una serie de factores que repasaremos a continuación pueden dar lugar a la ruptura de ese mito del romance idílico eterno, si no se sabe interpretar o reconocer que la energía del amor no se destruye sino que se va transformando dando lugar a emociones diferentes.

¿Recuerdan los puentes de Madison?. Una mujer casada (Meryl Streep) conoce a un fotógrafo trotamundos (Clint Eastwood), y se da cuenta de que en su matrimonio faltan cosas que el bueno de Clint sabe darle: pasión, aventura….el baile hormonal de los primeros seis meses, que el cariño de su marido no le proporciona.

La comunicación en pareja

La comunicación en la pareja es fundamental. Cuando la comunicación no existe, o queda dañada por las interferencias que producen las obligaciones, las prisas, la familia, los no-entendimientos…entonces surgen problemas: o bien incomunicación, o bien reproches y culpas, peleas, gritos…

La única manera de construir y mantener una relación estable es el diálogo y la resolución de los conflictos y las diferencias de forma conjunta. Si uno (o los dos) miembros de la pareja no disponen de las adecuadas herramientas comunicativas, la pareja está abocada al fracaso. Aunque, cuidado: en ocasiones, se dispone de las herramientas adecuadas pero la pareja no se pone de acuerdo en el momento de ponerlas en marcha. La prisa de uno o la pasividad del otro pueden dar al traste con relaciones que podrían mantenerse con un poco de comprensión mutua.

El tiempo

El tiempo pasa veloz cuando estamos bien con otra persona, y pasa muy lento cuando estamos mal. Realmente, el tiempo no importa demasiado, sino cómo utilizamos ese tiempo.

Hay que desmontar el mito de que una relación perfecta tiene que pasar todo el tiempo posible juntos. No es así. La evidencia demuestra que las relaciones de pareja más satisfactorias son aquellas que saben establecer una separación entre la vida individual de cada uno y la vida de pareja. Es necesario que cada integrante de la pareja respete un tiempo personal para realizar las actividades, tareas, intereses personales de cada uno, tanto personal como de la pareja. Pero también es importante tener una amplia zona de solapamiento entre los dos.

circulos de pareja.jpg

Si uno de los dos no respeta el tiempo del otro, o si no se dispone de tiempo o no se tienen actividades compartidas más allá de las obligaciones domésticas, podremos decir que el conflicto está servido.

Para que una relación se mantenga viva, crezca y prospere es necesario compartir momentos, ya sea una cena, una salida al cine, o un cuarto de hora para tomar  café juntos, desconectar del móvil y conversar. Esto, que parece tan simple, es con frecuencia el cáncer de la pareja ya que los problemas, el trabajo, los hijos o la casa dificultan cuadrar horarios o centrarse en la vida de pareja cuando se dispone del tiempo, pero la cabeza está en otro lugar.

3) Interés por otra persona.

Si estás constantemente pensando en otras opciones, entonces tu relación no es tan fuerte como piensas. No me refiero a atracción física. Es perfectamente posible mirar a alguien atractiv@ que pasa por la calle, reconocer su belleza y eso no conduce necesariamente a una pulsión sexual y deseo desorbitado, ni tampoco un desprecio a tu pareja.

Sin embargo, cuando el interés por otra persona va más allá del interés carnal y existen encuentros “amistosos”, el baile hormonal que la pareja actual no proporciona puede aparecer con la nueva persona. La razón principal es que hasta que no conocemos bien a las personas, solemos idealizarlas, generarnos una imagen ideal de esa persona, que aunque solo existe en nuestra mente, es tan poderosa como la magia.

Dudas sobre el futuro.

Las relaciones de pareja atraviesan por caminos llenos de piedras que hay que ir sorteando. Con las dificultades aparecen las dudas sobre el futuro de la relación. Prestar atención al instinto de cada uno para saber qué es lo que se siente de verdad es fundamental.

Hemos de ser sinceros, con nosotros mismos y con nuestra pareja. Si creemos que nuestra pareja no es “esa persona”, no es “lo que quieres” o no es “tu alma gemela”, simplemente escucha tu corazón, como nos dice Laura Pausini y toma decisiones.

pausini

Intereses y motivaciones diferentes.

Cuando los intereses y motivaciones de las dos personas no son compatibles es díficil encontrar razones para seguir juntos. Puede ser que al conocerse, ambas personas tengan intereses y motivaciones diferentes, y que eso suponga una encantadora curiosidad para el otro. Sin duda, parejas de diferentes culturas o con una gran diferencia de edad, pueden encontrar un maravilloso encanto en esas diferencias que con el tiempo dejan de ser diferencias para ser compartidas.

Sin embargo, si los intereses, valores y motivaciones son irreconciliables, o llevan a la pareja a no plantearse pasar tiempo juntos, es un factor facilitador de la ruptura muy importante.

 

No hay deseo

El sexo es un pilar fundamental en una relación de pareja. Cada pareja es diferente en cuanto a la necesidad, tiempo y duración de las relaciones sexuales, pero si no existe deseo por disfrutar de relaciones íntimas con la otra persona, y se tiene deseo sexual por otras personas o con uno mismo, será el momento de hacerse un planteamiento.

Si bien es cierto que en todas las parejas hay épocas de sexo más o menos intensas, si la percepción de tu pareja no incluye la necesidad de mantener relaciones sexuales completas habrá que preguntarse si esa relación es la que ambos quereis.

 

Publicado en Pareja, Sin categoría | Etiquetado , , | 1 Comentario

Por qué nos cuesta tomar decisiones?.

decisioncTomar decisiones es una tarea muy difícil y estresante. ¿Qué hacer respecto a una relación no satisfactoria, cambiar de empleo, escoger oficio…?pueden ser decisiones que lleguen a bloquear a las personas, e incluso después de haber tomado la decisión, dudan de si la decisión tomada era o no la correcta.  En ocasiones la decisión es tan complicada que puede llevar a la persona al sufrimiento emocional.

Tomar una decisión significa pensar y ejecutar una acción que ha de servir para resolver una insatisfacción, un problema. Cada persona  afronta la resolución de problemas de formas diferentes, utilizando las herramientas de las que disponen, y que se basan en su propia experiencia de aprendizaje. Estas herramientas son las que pueden llevar al bloqueo de la persona, a su sufrimiento y, por tanto, un desequilibrio emocional y conductual perjudicial para la persona, y también para los que le rodean.

Para ayudar a la toma de decisiones, la persona que ha de decidir, o quien deba asesorarle, debe saber que estrategias para afrontar o resolver el problema está utilizando, y si estas estrategias son las más adecuadas.

¿Por qué afrontamos los problemas de la manera en que lo hacemos?

Será útil saber hasta qué punto afrontamos los problemas de forma cognitiva, de forma afectiva o de forma conductual. Imaginemos que una mujer está meditando sobre si separarse o no de su pareja, pero ambos tienen hijos y una situación de co-dependencia económica. La persona que toma la decisión puede estar utilizando estrategias cognitivas, es decir pensando e imaginando posibles escenarios futuros que ayudarían a la toma de decisiones, pero también puede estar utilizando estrategias de tipo afectivo, como por ejemplo hablar con amigas sobre la situación que le afecta; y por último también utilizar estrategias de tipo conductual: evita afrontar la situación, bebe para no pensar, visita un abogado, llora, etc…

La utilización de una u otra estrategia para afrontar un conflicto depende de varios factores como por ejemplo:

  • El nivel de éxito anterior utilizando unas estrategias por encima de otras, en situaciones similares.
  • Los condicionantes de la situación.
  • El nivel de estrés que soporta la persona.
  • La personalidad: personas más introvertidas tienden a no consultar con otras personas, y tomar las decisiones soportando todo el peso cognitivo y emocional que supone.
  • La Búsqueda de sensaciones (Zuckerman, 1974). Hay personas que perciben las situaciones de conflicto, arriesgadas o inusuales como algo estimulante, y actúan de forma diferente ante la magnitud del riesgo.
  • Sensación de control. Muchas investigaciones con animales y personas han demostrado que la sensación de no controlar la situación está detrás de muchas depresiones y desequilibrios emocionales.  Seligman,1983, establecía el modelo de indefensión aprendida, para explicar que cuando una persona percibe que no puede hacer nada, ni ahora ni en el futuro, para cambiar una situación aversiva; cuando no depende en absoluto de esa persona, es decir, cuando no tiene ningún control sobre la situación, es probable que sufra una depresión.
  • La actitud ante los problemas. Las personas que se centran en los problemas, buscan apoyo e intentan buscar el lado positivo de la situación, suelen abordar los conflictos de forma menos estresante que las personas que se centran más en los sentimientos negativos, en la pérdida, o que evitan darle vueltas al problema o se desconectan de la situación que le produce estrés.
  • Las habilidades sociales y comunicativas: personas poco empáticas no tendrán ningún problema en decidir importándole poco las emociones o sentimientos de las otras partes en conflicto.  Personas con una buena red social de apoyo podrán buscar ayuda, obtener diferentes perspectivas del problema, lo que sin duda, facilita la resolución del problema.
  • Recursos materiales con los que se afronta el problema: dinero, educación, tiempo, etc…

Estrategias de afrontamiento

LLamamos estrategias de afrontamiento a la especial manera en que nos acercamos a las situaciones problemáticas para abordarlas y solucionarlas, o nos mantenemos al margen. Seguidamente detallamos algunas de las estrategias más conocidas y estudiadas.

Afrontamiento cognitivo

Estrategia basada en entender la situación, valorándola de la forma en que resulte menos dañina, o afrontándolo mentalmente.

Confrontación

Estrategia basada en afrontar directamente la situación mediante acciones directas, agresivas, o potencialmente arriesgadas.

Aceptación

La actitud de aceptación incondicional a uno mismo implica superar la fase de aceptación condicional propia de la infancia, en la que se supeditaba el amor a condición de que se portara bien. Cuando la persona se acepta a si misma, se respeta y se ama, entonces es capaz de aceptar, respetar y amar a otras personas.

Anticipación

Estrategia basada en la anticipación de posibles problemas o conflictos futuros, evitando la preocupación en el presente.

Humor

Utilizar el sentido del humor tiene una doble lectura. Por un lado, ayuda a afrontar los problemas aceptándolos y bromeando sobre ellos.

Sin embargo, por otro lado, el humor puede ser utilizado como una forma de evitar afrontar el problema de cara.

Introspección

Es una estrategia basada en la reflexión, teniendo en cuenta los propios pensamientos, motivaciones, sentimientos y comportamientos; y  reconociendo la propia responsabilidad en el origen (ocurrencia), mantenimiento o manejo del problema

Las técnicas de respiración, relajación, mindfulness o meditación pueden ayudar a ampliar el campo de conciencia.

Afrontamiento afectivo

Estrategia basada en mantener el equilibrio emocional o reducir el impacto de la situación o conflicto a resolver.

Planificación

Estrategia basada en pensar y estudiar el problema analizando con detalle los diferentes puntos de vista y opciones, que sirven para llevar a cabo acciones concretas.

Agresión pasiva

Expresión de agresividad hacia los demás de forma indirecta y no asertiva. Por ejemplo, dejarse de hablar. 

Preocupación excesiva

Se trata de una preocupación improductiva por la felicidad futura y por una tendencia al pesimismo y a estados de infelicidad o depresivos.

Supresión

Estrategia que consiste en evitar de forma intencionada ideas, recuerdos, sentimientos,o experiencias que son desequilibrantes desde el punto de vista emocional.

Afrontamiento conductual

 Afrontar la situación estresante de forma directa, a través de un proceso que optimice el resultado, o bien no reaccionar de ninguna manera, ni empleando ninguna de las estrategias anteriores.

Desconexión conductual

Refleja la incapacidad del sujeto para enfrentarse al problema, debido a la percepción de falta de control sobre el mismo, o a considerarlo irresoluble, y la tendencia a desarrollar síntomas psicosomáticos, o reacciones depresivas:  “No tengo forma de afrontar la situación”

Reevaluación positiva

Atender a los posibles aspectos positivos que tenga o haya tenido la situación o conflicto. Conlleva una tendencia a ver el lado positivo de las cosas y considerarse afortunado. Por ejemplo, considerar el problema de forma relativa, y como un estímulo para el desarrollo personal. 

Ira o resentimiento hacia los demás

Es una estrategia que consiste en redirigir la rabia hacia la situación o conflicto, en ira, agresividad u hostilidad hacia otras personas.

Asertividad

Estrategia que consiste en expresar abiertamente y directamente los pensamientos y sentimientos sin tratar de herir o manipular a las otras partes en conflicto.

Quejas y rechazo de ayuda

Expresión continua de quejas o solicitud de ayuda que se refieren a síntomas físicos o psicológicos, o problemas de la vida diaria, para más tarde, rechazar cualquier ayuda, consejo o sugerencia que se le ofrezca. seguidas por el rechazo a cualquier sugerencia, consejo u ofrecimiento de ayuda.

Aplazar la decisión

Estrategia de evitación que sirven para aliviar el desequilibrio que produce el afrontamiento del problema. Normalmente, la persona espera la ocasión oportuna para actuar.

Aislamiento social

Aislarse socialmente de familiares, amigos, conocidos, puede estar motivado por la necesidad de querer afrontar los problemas desde la soledad, o también puede deberse a un intento de ocultar los propios problemas.

Sumisión aparente

Estrategia basada en la continua petición de disculpas, dar explicaciones o poner excusas, para tratar de eludir responsabilidades, cumplimiento con los compromisos, o tratar de disimular la propia intención en algún comportamiento o conducta. En ocasiones, se relaciona con el querer quedar bien con todo el mundo.

 Escape/evitación

Apartarse del problema, no pensando en él, o pensando en otra cosa para evitar que el conflicto afecte emocionalmente.

En ocasiones, la evitación se reviste de deseos de que en otras circunstancias o vidas anteriores o futuras la realidad sería otra, lo cual puede significar cierto intento de esperanzar en una solución.

En otras ocasiones, la evitación se consigue realizando actividades distractoras (TV, leer, trabajar, hacer deporte, salir, etc…) o bien actividades encaminadas a reducir la tensión como comer, fumar, beber, ingerir drogas, medicamento, u otras conductas tales como la autolisis o las ludopatías

La retirada de la interacción con el mundo (retirada apática) es un componente clave de todas las adicciones. El sentimiento de falta de amor verdadero de los padres, induce a la autosatisfacción a través de sustancias (p.ej. drogas), conductas (p.ej ludopatías), o lograr la autosatisfacción a través del propio cuerpo (por ejemplo, adicción al sexo) con lo que se evita dar amor verdadero a otros.

Descarga emocional

Liberar las emociones, expresando los propios sentimientos mediante respuestas emocionales intensas (golpear la pared, llorar, chillar…). Si bien puede ser eficaz para afrontar determinadas situaciones difíciles.

Hablar o escribir, comunicar nuestras preocupaciones, expresar las emociones, tiene el efecto de reducir tanto la probabilidad de que se produzcan rumiaciones obsesivas, con el paso del tiempo, como la probabilidad de que se somatice el conflicto incrementándose la actividad fisiológica, y dificultando el sueño reparador.

Autocontrol emocional

Es una estrategia que consiste en la realización de esfuerzos para controlar y ocultar los propios sentimientos y respuestas emocionales, por ejemplo, haciendo una gesticulación atípica, o mostrando una expresión facial diferente a la habitual.

 

Búsqueda de apoyo

Buscar amigos, familiares, grupos, profesionales o empresas que puedan ayudar a tomar la decisión.

En general, un afrontamiento óptimo requiere la capacidad de usar, de forma flexible, múltiples estrategias.

Tomar decisiones significa que estamos afrontando un problema, ya que al menos, estamos haciendo algo: pensar de qué manera se puede solucionar aquéllo que nos desequilibra; aunque a veces no dirigimos la preocupación hacia el objetivo que nos causa malesta rehuyendo de afrontar a otros problemas a los que no queremos o podemos enfrentarnos.

Si nos preocupamos porque se nos acumula el trabajo y no tenemos tiempo para nada más, tendremos la excusa perfecta para no tener que pensar que las relaciones con la pareja no son nada agradables y que no se ven posibilidades de mejorarlas. Se evita así la experiencia de la ansiedad al preocuparse de eventos menores para no afrontar aquellos que nos causarían mayor ansiedad y que no son solucionables.

¿Por qué nos bloqueamos ante una decisión?

Hay varios factores que nos pueden llevar a bloquearnos en la toma de decisiones: la incertidumbre inherente a todo el proceso, la pérdida que toda elección conlleva, porque si elegimos perseguir el objetivo A, dejamos a un lado el B; y si hacemos C, no haremos D, y finalmente el riesgo a equivocarnos, fracasar y no lograr el objetivo propuesto.

Hay personas que soportan muy mal la incertidumbre. La aceptación y exposición al peor de los escenarios es un buen método para aprender a vivir con la incertidumbre. Por tanto, aprender la aceptación del sufrimiento por la pérdida, es útil para salir del bloqueo.

En otras ocasiones, el miedo a fallar, el miedo a no ser perfecto, el perfeccionismo extremo o anancasticismo, puede ser totalmente paralizante. La exposición al fracaso y el entrenamiento en la aceptación de pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones es un medio importante para enfrentar estos problemas.

¿te asaltan las dudas ante una decisión?.

Muchas veces es difícil tomar decisiones seguras sobre aquellos cambios que queremos introducir en nuestras vidas. Dicho de otra manera, salir de nuestra zona de confort para tomar una decisión sin tener certeza de si funcionará o no, nos puede llevar a la paralización, al bloqueo, y a no tomar decisiones. El culpable de ello es una distorsión cognitiva que se denomina “pensamiento de todo o nada, pensamiento dicotómico” según el cual, nos obligamos o hacerlo todo o no hacer nada, sin término medio.

Habrá que ver cada caso, pero por lo general, estamos mal acostumbrados a tomar decisiones sin tener demasiados factores controlados, y de ahí vienen los ataques de ansiedad, el estrés o las pesadillas. y además, una vez tomada la decisión las dudas acerca de si se ha decidido lo correcto o no, persisten.

La culpa de todas esas inseguridades y miedos es la existencia de un Sr juez interior que escruta cuáles pueden ser las consecuencias de haber tomado tal o cual decisión. Crees que está en tus manos dar el paso para continuar, pero no lo haces. Has decidido interiormente qué es lo que necesitas, pero algo en tí te lo impide. ¿por qué?.

Normalmente, salir de la zona de confort en la que cada uno vive puede causar cierta angustia, cuando no miedo a equivocarnos. Sin embargo, nadie nos obliga a tomar una decisión y seguimos  dando vueltas a la decisión aún cuando nos damos cuenta de que es un error. Es decir, está muy bien pensar, reflexionar y utilizar la razón para tomar decisiones, pero si estas dudas sirven como excusa para no hacer nada, maldita la gracia. Muchas veces es mejor decantarse por una opción, y si nos equivocamos siempre podemos rectificar. Ni precipitación a la hora de tomar decisiones ni parálisis permanente.

Confia en tu intuición y en tu presente. No pienses en los “y si….” ni en los “debería…”, en posibles escenarios futuros pero inciertos. Piensa más bien en tu presente: ¿qué te pide el cuerpo?¿qué te dice tu intuición?, y luego piensa con la razón. El equilibrio entre nuestra parte racional y nuestra parte emocional lo es todo.

Podemos tomar las decisiones con la parte más racional del cerebro, o bien con la más emocional e impulsiva. Las personas que necesitan controlar todos los extremos de una situación tienden a buscar la seguridad de la razón y la lógica.

Ciertamente, hay ocasiones en las que una decisión fría, razonada y calculada apartando el corazón puede ser muy útil. Las personas más emocionales se dejan llevar más por los impulsos, el presente, y suelen ser más arriesgadas en las decisiones. Cuando el riesgo es controlado y moderado no hay problema, ya que si te equivocas siempre puedes rectificar.

Fija tu objetivo.

Fijar el objetivo es importante. Volvamos al ejemplo del inicio: imaginemos que alguien se plantea romper su relación de pareja, pero la dependencia económica y los hijos en común ejercen de factor importante a tener en cuenta. El objetivo aquí puede ser triple. Por un lado, el objetivo puede ser acabar con una relación de pareja no satisfactoria, pero el objetivo también puede ser no influir negativamente en el bienestar de los hijos como consecuencia de la separación; o yendo un poco más allá, el objetivo puede estar ligado a la dependencia económica de la pareja. Clarificar el objetivo es sumamente importante, puesto que es la situación a la que la persona quiere llegar.

Una vez fijado el objetivo, hemos de saber qué estrategias de afrontamiento del problema estamos utilizando, y si estas estrategias son las más adecuadas.

Planificar

Fracasar en hacer la planificación es planificar el fracaso. Una vez hecho nuestro propio análisis de estrategias de afrontamiento a nivel cognitivo, emocional y conductual, y una vez fijado nuestro objetivo a conseguir mediante la toma de decisiones, lo que toca es seguir un curso de acción mentalmente que nos permita conseguir el objetivo propuesto, para después llevar ese ensayo mental en acciones prácticas.

Errar es humano. 

Si al tomar una decisión nos hemos equivocado y no se puede rectificar, hemos de aceptar nuestro error sin valorarlo negativamente, y celebrar los aspectos positivos de la decisión y del aprendizaje realizado. No estamos obligados a ganar pero sí estamos obligados a dar lo mejor de nosotros mismos.

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La actitud del samurái 2.

samurai2

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , | Deja un comentario

La actitud del samurái 1

samuraiaquiyahora

De la lectura del libro “Hagakure. El camino del samurái”, de Yamamoto Tsunetomo, he extraído una series de conclusiones que entroncan perfectamente con los fundamentos psicológicos sobre los que se asienta mi práctica en psicología clínica.

Inicio con este post una serie de entradas en formato frase sobre la que pensar. En este primer post de la serie, me ha parecido interesante la reflexión sobre el aquí y el ahora, sean cualesquiera que sean los objetivos de cada persona. Centrarte en tu acción en el aquí y ahora, ser plenamente consciente de lo que cada uno hacemos en nuestro aquí y ahora, qué hacemos, qué sentimos, qué pensamos en cada momento, ayuda a dirigir tu conducta, tus emociones y tus pensamientos hacia dónde tú decidas: tus objetivos, los estados emocionales que quieras sentir, y a reflexiones más positivas hacia uno mism@.

Nos hace pensar sobre la necesidad de no postergar una y otra vez aquellas tareas, o aquéllos cambios que queremos hacer pero que nunca encontramos el momento apropiado. De hecho, cuando eso ocurre, es muy frecuente que además nos encontremos mal por ello, generándonos ansiedad y estrés de forma innecesaria.

Esta frase nos motiva a no postergar esos cambios, a ponerlos en práctica hoy, ahora, sin más dilación…porque si no lo haces corres el riesgo de no hacerlo nunca. Salir de la zona de confort a la que cada un@ estamos acostumbrados para provar algo nuevo es solo cuestión de decisión.

 

 

 

Publicado en actitud, ansiedad, aprendizaje, cambio, depresión, desempleo, dieta, educación, estres, focus, gestión del tiempo, inteligencia emocional, inteligencias múltiples, resiliencia, samurai, zona de confort | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Amor y deseo son dos cosas diferentes

“Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama”.

Miguel de Cervantes Saavedra

Con esta elocuente frase Cervantes diferencia claramente dos conceptos que a menudo se presentan juntos es una relación de pareja, y sería lo deseable, y en otras ocasiones la falta de uno de ellos es el detonante para una ruptura. Vayamos por partes.

En una relación de pareja satisfactoria debe haber presencia de los siguientes factores:

  • Una buena comunicación. Esencial para crear conexión y confianza, y fundamental también para afrontar los problemas que surgen en toda relación. Los reproches y la comunicación pasiva-agresiva son un cáncer para muchas relaciones. Una comunicación fluída en la  que todo se pueda hablar es la base de una buena relación.
  • Intereses compartidos: aunque en una relación ideal es satisfactorio que cada persona tenga sus propios intereses y motivaciones, su propio círculo de amistades y sus propias aficiones, es deseable que una parte de todo eso se comparta; es decir, que existan amigos en común, aficiones en común y entretenimientos comunes.
  • Proyectos en común: Tener hijos o no, el hogar familiar… compartir los proyectos y construir juntos ese proyecto es muy importante para  el futuro de una relación.
  • Confianza y respeto: La confianza mútua y el respeto por la otra persona son pilares fundamentales en una relación. Si no hay confianza aparecen los enfados, el control de la intimidad del otro, los celos, las discusiones y demás pensamientos negativos que están detrás de muchas rupturas.
  • Intimidad: la relación de pareja se sustenta en la privacidad de una parte importante de la interacción. Parejas que todo lo cuentan o que permiten a las familias irrumpir en la relación sin el permiso de ambos, pueden desembocar en problemas.
  • Deseo sexual. Sobrevalorado por muchos pero infravalorado por muchas parejas es también muy importante, sobretodo al inicio de una relación. Si existe todo lo demás pero no existe deseo sexual cuando una pareja se conoce, la relación no tirará adelante.
  • Amor: Difícil de definir. Sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno, aunque hay una segunda definición más conflictiva: Sentimiento de intensa atracción emocional y sexual hacia una persona con la que se desea compartir una vida en común.

Cuando una relación lleva tiempo, si todo lo demás funciona puede que el deseo sexual no sea tan necesario. Sin embargo, para iniciar una relación puede existir compenetración, amistad, buena comunicación, pero si no existe deseo sexual, si no hay pasión…nunca la habrá. Por ello, es difícil que una relación de pareja pueda fructificar sin deseo, aunque existan profundos sentimientos de amor y cariño hacia la otra persona.

¿Puede amarse sin deseo?

Si consideramos amor como querer lo mejor para la otra persona, sin duda. Es, además, un sentimiento muy positivo. Sin embargo, si una persona ama y desea y la otra ama pero no desea, dicha relación puede resultar muy frustrante para ambos y la relación difícilmente seguirá adelante.

¿Puede haber deseo sin amor?

Por supuesto que sí. Muchas relaciones espontáneas y de corta duración se basan en el deseo sexual pero no en el amor. Si ese es el tipo de relación que se quiere establecer por ambas partes no hay problema.

¿En una relación larga, se mantiene siempre el mismo nivel de deseo sexual?

Salvo excepciones, lo normal es que el deseo sexual de las primeras fases de una relación dejen paso a otros factores igualmente importantes que irán ganando terreno; por lo que la pérdida de deseo sexual, siempre que no sea absoluta y que exista diálogo en la pareja, no tiene porque ser definitiva. Además, en el deseo sexual  intervienen muchos factores, como el estrés, las tareas del día a día, el cansancio, la rutina que pueden hacer que el deseo sexual se pierda durante un tiempo y se recupere más tarde.

¿Y en una relación nueva, qué pasa si existe amor pero no existe deseo sexual en una de las dos partes?

Como decíamos antes, es una relación frustrante para ambos. La persona que ama pero no desea puede sentirse culpable o que algo falla en ella, y la persona que ama y desea pero que no es deseada puede sentirse herida o sentir dañada su autoestima. La comunicación aquí vuelve a ser un factor fundamentar para ahuyentar culpas y reproches, y que se preserve el amor entre las personas. Sin embargo, difícilmente esa relación prosperará como relación de pareja. Si ambos no se desean al inicio de una relación, el deseo puede aparecer más tarde, sin duda, pero no es lo habitual. Al revés sí que puede pasar. Que dos personas se atraigan físicamente y que más tarde surja el amor.

 

Baltasar Santos

Psicólogo colegiado 18365.

 

 

 

 

 

 

Publicado en afecto, Emociones, Pareja, Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Tattoos y focalización

inguzEs habitual que tanto en psicología como en otras disciplinas, recomendemos focalizar en nuestros objetivos y metas. Focalizar significa tener presente algo que quieres conseguir o que no quieres olvidar. Está demostrado que cuando centras tu foco de atención en algo, tu perspectiva cambia, y las sirindipias o casualidades se hacen presentes, lo que significa que no hay tantas casualidades como mucha gente cree sino cambios en el foco de atención. Igual que tenemos más suerte cuanto más nos esforzamos en algo, también existen más serendipias cuando modificamos nuestro focus.

De esta manera, cuando una mujer se queda embarazada ve más carritos de bebé por la calle; cuando te compras un coche nuevo, ves muchos más coches de esa marca; y cuando nunca has tenido perro, y adquieres uno, te das cuenta de la cantidad de gente que tiene perro.

Además de trabajar tus pensamientos para focalizar tu centro de atención en aquello que te interesa, existen otras técnicas como el collage para representar gráficamente tus objetivos, tus metas, tus eslogans de forma que los tengas siempre presentes.

También el mundo del tatuaje representa una parte de focalización. Aunque cada persona se tatúa el motivo o imagen que le viene en gana, y que esos motivos son tan diferentes como personas hay (homenaje a alguien o algo, estética, signo distintivo…), lo cierto es que hay personas que también recurren al tatuaje como forma de focalizar su atención, y nunca perder de vista un determinado concepto o imagen.

Hoy he estado con Jordi de “El Caramot” de El Vendrell, y ha sido un verdadero placer verle trabajar en “Inguz”, un tatuaje de una runa vikinga, de la que ya hablé en otro post, y que desde hoy tengo el placer de visualizar permanentemente.

Aunque los significados que una imagen pueden ser de lo más variado, Inguz representa para mí, la necesidad de ser perseverante para conseguir tus objetivos. Nada nos es regalado. Para obtener frutos hemos de fertilizar el terreno, y de igual manera, los objetivos se consiguen cuando tenemos la paciencia y la perseverancia suficiente y no caemos en el derrotismo o la ira. Inguz señala una feliz realización y el empuje para iniciar un nuevo ciclo con los pies en la tierra. Pero también Inguz significa un nuevo renacer, el comienzo de una nueva vida o un nuevo camino o emprendimiento, cuando las cosas no han ido bien.

Constancia y criterio para conseguir tus metas, y en el plano emocional, la fuerza mental para aclarar y resolver los períodos difíciles por los que podemos atravesar en la vida.

Inguz te recuerda que todo cambia,que todo fluye y que no podemos permanecer entre obstáculos y obstrucciones constantes. La resolución de antiguos conflictos internos te llevan a experimentar un alivio de la tensión y la duda y a avanzar en tus objetivos.

Inguz te sugiere, así mismo, usar positivamente tu energía para tomar decisiones que te conduzcan hacia un nuevo ciclo de vida, desechando lo caduco, libre de influencias negativas y con buen estado de ánimo.

En definitiva INGUZ representa una actitud de apertura a los continuos cambios y a liberarse de los hábitos, condicionamientos, relaciones o patrones que bloquean nuestro progreso.

Como tanto personalmente como profesionalmente son actitudes, creencias y valores positivos en los que tod@s nos deberíamos focalizar, le pedí a Jordi que me tatuara esta imagen para focalizarme en ella, con la ayuda de su técnica y su arte.

Gracias Jordi, Gracias a El Caramot, y gracias a Laura por inspirarme y animarme. Buen trabajo!.

Baltasar Santos

Psicólogo en Actitud i Més y docente en Academia CEP El Vendrell.

 

 

Publicado en cambio, focus, resiliencia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Antídoto contra el aislamiento

Hay personas gentemucho más propensas que otras a aislarse, a incomunicarse, con el objeto de escapar del sufrimiento que le provocan las relaciones sociales. Las causas pueden ser muchas y muy variadas: una frustración amorosa, la vivencia de una traición, vergüenza, culpa…. pero el denominador común suele ser: “mejor solo que mal acompañado”.

Aunque a veces, tal solución puede ser positiva, puesto que tiene un beneficio a corto plazo: evita la confrontación, o el esfuerzo de enfrentarse a situaciones no deseadas. Además de suponer un beneficio a corto plazo, el autoaislamiento puede ser reforzante puesto que implica un sentimiento de autosuficiencia y de reflexión interna (introspección) que puede facilitar un auto análisis de la situación que atraviesa la persona para trazar planes de mejora.

Como contrapunto, el autoaislamiento provoca sentimientos de soledad, de frustración y de baja autoestima, más o menos intensos, dependiendo de la vulnerabilidad de cada persona.

Seguramente, hay momentos en que aislarse voluntariamente (meterse en la cueva) puede ser beneficioso para la persona, siempre que dicha conducta sea pasajera (unos dias), tiempo suficiente para recapacitar. Sin embargo, las personas que se meten en su cueva con la intención de no salir, corren el riesgo de ver ese deseo hecho realidad, y quedarse aislados para siempre de una sociedad que nos aporta relaciones de todo tipo, buenas, malas, y de gente maravillosa.

Es importante no aislarse. El ser humano es social por naturaleza, por lo que la desconexión completa y permanente no solo no es beneficiosa sino permanentemente perjudicial para la persona que la practica. Si observas un charco de agua mientras llueve observarás que cada gota de agua que cae genera un círculo alrededor suyo diferente, y sin embargo, la expansión de ese círculo no solo depende de cada gota, sino del resto de gotas que van cayendo al lado.

De igual manera, el ser humano es único e irrepetible, pero nuestro desarrollo siempre depende del conjunto de personas que nos rodean, que nos influyen y a las que influímos. Intentar aislar esa interconexión es poco menos que imposible, tan imposible como que las hojas de un árbol no se muevan a merced del aire que sopla en su dirección.

Pensar que toda relación es positiva es, sin lugar a dudas, un buen planteamiento que nos ayuda a superar los estados de fracaso relacional. De las buenas relaciones sacamos buenos momentos, de las malas sacamos aprendizaje, y en la vida, hay algunas relaciones que simplemente son maravillosas y que nos dejan huella y recuerdos permanentes.

Renunciar a ellas es renunciar a vivir lo mejor que nos ofrece la vida.

 

 

 

 

 

Publicado en comunicacion, Emociones, gestión emocional., inteligencia emocional, zona de confort | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El poder de la empatía.

empatiaLa empatía es el arte de ponerse en el lugar de otra persona, meterse “en su piel”, meterse en “sus zapatos” para saber qué piensa, qué siente, qué implicaciones tiene para esa persona tomar tal o cual decisión que para tí sería la mar de fácil.

Podemos decir que la empatía se basa en 4 elementos:

1.-Perspectiva: Se refiere a adoptar la perspectiva de otra persona, o dicho de otra manera, reconocer que la verdad de esa persona se basa en su propia perspectiva.

2.- No juzgar: Cuando practicamos la empatía no juzgamos a la otra persona. La aceptamos tal y como es. Lo que para nosotros puede ser una actuación equivocada, para esa persona puede ser muy acertada. No podemos juzgar porque la visión que nos aportan nuestras lentes no sirven para la vista de otras personas. Cada uno tiene sus propia visión y cada uno genera sus propias soluciones. Por tanto, no tiene sentido juzgar.

3.-Reconocer las emociones de otra persona: nuestras propias experiencias nos causan determinadas emociones, y tendemos a pensar que los demás si tuvieran esas experiencias también disfrutarían de las mismas emociones. Eso es falso. Cada persona vive sus propias experiencias y las asocia a sus propias emociones. Reconocerlas es empatía.

4.- Comunicarlo. Cuando hemos sido capaces de poner en práctica los 3 elementos anteriores, es hora de hacer saber a esa persona que la entiendes. De esta manera se cierra el ciclo sagrado de la empatía.

¿qué hacer cuándo tu empatía te lleva a reconocer que lo mejor que le puede pasar a otra persona (desde el punto de vista de esa persona) no coincide con lo que a tí te gustaría que sucediera (desde tu punto de vista)?. Pues es un momento difícil, pero si realmente te importa esa persona, has de comprender que sus decisiones deben orientarse a su propio bienestar. Tu influencia sobre esa persona no debe basarse en lo que a tí te gustaría, sino en su propio bienestar, aunque eso implique tu renuncia. Si de verdad te importa esa persona y sabes que lo que mejor le va a funcionar no es lo que tú quieres, deberías apartarte y dejar de influirle para que tome decisiones en las que saldrá perdiendo.

Y, aún mejor, permite que la persona tome sus propias decisiones en libertad, y piensa en que el bienestar de esa persona influye en tu propio bienestar. ¿complicado?. Puede serlo, pero más negativo es empujar a esa persona a tomar decisiones incorrectas por no tener en cuenta su propio punto de vista.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

No hay nada imposible.

impossible

Las experiencias vividas nos enseñan que no existe nada imposible. Las barreras que nos autoimponemos no son sinó excusas para no salir de nuestra zona de confort. Cada persona tiene un potencial inimaginable. Conseguimos retos que creíamos imposibles gracias al esfuerzo y la perseverancia. Soñamos imposibles que cuando despertamos están al alcance de nuestra mano.

El mayor obstáculo o la mejor oportunidad para conseguir lo imposible son nuestros propios pensamientos, nuestras propias  acciones y nuestra actitud:

Cuando nuestros pensamientos se centran en las dificultades, adelantan el fracaso y atienden solo a indícios negativos, nuestra acción se vuelve temerosa, cuando no nula. Nuestra actitud tiende a la frustración, la desmotivación y la renuncia. Abandonamos porque no creemos que las cosas pueden cambiar.

Cuando nuestros pensamientos son conscientes de las dificultades pero se centran en lo positivo, nos preparamos para un probable fracaso del que aprenderemos, y volveremos a intentarlo, sabiendo que la frustración, la desmotivación y la renúncia no forman parte de nuestro léxico. Siempre podemos cambiar nuestro destino. No hay nada escrito. No hay nada imposible cuando las cosas dependen de nosotros.

Si quieres conseguir cambios, reserva tu cita previa:

Baltasar Santos (bsantos@actitudimes.com)

Psicólogo colegiado num 18365.

El Vendrell. Tarragona

 

 

 

 

 

 

Publicado en actitud, Autoestima, cambio, Sin categoría, zona de confort | Etiquetado | Deja un comentario

5 minutos para tí: crea tu futuro.

pasado Aunque la ciencia está dando pasos agigantados que desmontan todo lo que hasta ahora se conoce de la línea del tiempo (física cuántica), las mayoría de personas tenemos una serie de creencias, valores, formas de comportarnos y expectativas que se basan en las experiencias del pasado y que han moldeado nuestra “actual” forma de ser.

Si decimos que una persona es aquéllo que “cree ser”  muchos dudarán. Si decimos que una persona puede ser aquéllo que “quiere ser” otros muchas dudarán. Bien, para todos ellos, fin del post. No pretendemos convencer a nadie.

M me decía que es un inútil porque todo el mundo le ha considerado siempre así. P cree que es una mujer que solo merece la atención de un hombre hasta llegar al orgasmo, porque las experiencias que ha tenido así siempre han sido así. R se considera a si mismo como una persona que no merece ser amada, porque sus relaciones nunca han funcionado. K tiene 70 años y se considera hecho un chaval porque se comporta como tal, y sin embargo S, con 50 años, se considera acabado porque se comporta como tal.

Las circunstancias influyen, pero que condicionen nuestra propia felicidad, nuestra actitud hacia la vida, o nuestra forma de comportarnos cimages-3on nosotros mismos y con los demás, eso es algo que solo depende de nosotros.

Los que hayais llegado a esta línea, bien por curiosidad o bien por que estais de acuerdo en que somos aquéllo que creemos y podemos ser aquéllo que queremos, seguramente habeis oído hablar del poder de la atracción.

La mochila de nuestra experiencia pasada puede llegar a pesar mucho. Te propongo un trato: quítate la mochila un ratito (siempre estás a tiempo de recuperarla). Siéntate en un lugar tranquilo, mejor en contacto con la naturaleza (si no puedes mira hacia el cielo, el mar, la montaña o sitúate al lado de algún árbol o jardín). Respira hondo e intenta aparcar problemas y preocupaciones por un momento.

Si has llegado hasta aquí, piensa ahora en que eres una persona viva y libre y que tu ser está conectado a todo cuánto te rodea. Tú influyes en lo que te rodea igual que lo que te rodea influye en tí. Igual que tú no puedes condicionar todo lo que te rodea, no permitas que timages-2odo lo que te rodea te condicione a tí. Aparta de tí durante un rato, cualquier creencia o exigencia hacia tí misma o hacia los demás.

Repítete: “soy una persona viva y libre. Las experiencias que voy a vivir dependen en gran medida de lo que yo quiera” “si quiero amar, amaré y si quiero ser amada, permito serlo” “si quimages-4iero vivir experiencias positivas, pienso en ellas y hago aquéllo que está en mi mano para vivirlas” “No importa cómo me consideren otras personas, solo importa lo que yo crea de mí, y creo que mi futuro depende de aquéllo en lo que me focalice en el presente”. “El universo va a abrirme puertas donde antes solo veía paredes, y es mi decisión atravesar las puertas o no”. “No hay excusas. No hay frustración. Hay voluntad de ser y comportamientos para serlo”.

Recoge tu mochila si crees que debes hacerlo, y si no, hazle una foto para no olvidar el aprendizaje conseguido de tu experiencia y sigue tu camino solo con la foto que pesa menos que la mochila. Ahora no solo estás viva y eres libre sino que además te puedes comportar como tal.  Da gracias al universo por ello. Céntrate en tus deseos, disfruta del día y de todo lo bueno que vas a ir experimentando.  Que tengas un bonito día. Nada es imposible.

Namasté.

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Ambivalencia

banco

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Noah Gundersen – First Defeat

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Tu forma de pensar cambia tus emociones

benedetti

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Para querer mucho hay que quererse mucho

corazon.jpg

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

7 actitudes Mindfulness que marcan la diferencia

7cosasmindful

Imagen | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

LAS 4 ETAPAS DEL DESAMOR: “Te quiero, pero ya no estoy enamorado de ti”.

Carmen Rodriguez de Haro

corazon-rotoEl psiquiatra y escritor Andrew Marshall asegura que el indicador que se usa actualmente para medir la permanencia en pareja ya no es el afecto o el amor, sino el enamoramiento.

No podemos hablar de las etapas del desamor, sin conocer las etapas por las que pasa el amor. ¿Quién no ha sentido alguna vez la fuerza inexplicable del amor? Todas las personas, en un momento u otro de su vida, se han visto arrastradas por él. ¿Por qué nos fijamos en una persona en concreto y no en otras? La respuesta no está clara. Pero se sabe que hay varios factores que influyen: hay un componente cultural muy importante, el momento en el que nos encontremos y estar dispuesto a enamorarse.

¿Qué hace que cuando entremos en un lugar lleno de gente nos fijemos sólo en una persona? ¿Qué hace que se encienda esa “química” del amor? Uno de…

Ver la entrada original 633 palabras más

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Te quiero pero no estoy enamorado de ti

El amor es sin duda uno de los sentimientos que causan más emociones positivas, pero también negativas cuando no es correspondido. En consulta clínica, detrás de muchos problemas de desequilibrio emocional, y también en terapias de pareja, el concepto “amor” es uno de los más analizados. Sin embargo, y aunque la literatura poética, narrativa y científica han llenado millones de páginas hablando del amor, durante las últimas semanas he formulado una simple pregunta a 10 personas diferentes: ¿cómo definirías el amor?

Las respuestas, como no podía ser de otra manera, han sido muy diferentes, constatando que aunque todos conocemos y utilizamos el término, su significado puede llegar a ser muy diferente para cada uno de nosotros, razón por la que he escrito esta entrada sobre diferentes acepciones del amor referido a las relaciones de pareja.

Según la Real Academia de la lengua española, la palabra amor se puede relacionar con 14 significados diferentes, de las que destaco las cuatro principales:

1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.
4. m. Tendencia a la unión sexual.

Sin embargo, y aunque, en general,  cualquiera pueda verse identificado con alguna de estas acepciones, de las entrevistas realizadas y de la propia reflexión, ninguno nos hemos visto identificados plenamente, con ninguna de ellas. Por esa razón creo que puedo concluir que esta etiqueta verbal es claramente insuficiente para englobar la multitud de significados diferentes que otorgamos los seres humanos a esa palabra.

En dos de las entrevistas realizadas, las personas se sentían identificadas con la primera de las acepciones de la RAE. Sin embargo, ¿es ese sentimiento positivo?. Afirmo que no. Partir de la propia insuficiencia y necesitar encierran en carencias y sentimientos negativos puesto que cuando la persona amada no corresponde, el sentimiento se torna en frustración, tristeza…cuando no da lugar a trastornos como la depresión.

La mayoría de entrevistados/as se han visto identificados/as con la segunda acepción. Analicemos:

  • Sentimiento hacia otra persona.
  • Esa persona nos atrae de forma natural.
  • procuramos reciprocidad.
  • hay un deseo de unión.
  • la persona amada nos completa, nos alegra, nos da energía para convivir, comunicarnos y crear.

Pues aunque ocho de las personas entrevistadas estaban más o menos de acuerdo con esta acepción, nadie estaba absolutamente de acuerdo. Me explicaré:

Sobre La persona nos atrae de forma natural:  Las distintas experiencias subjetivas sobre el amor constatan que no siempre nos enamoramos de las personas que nos atraen de forma natural, sino que existen muchísimos matizes diferentes.

Hay quien para se enamora a simple vista; hay quien conoce a una persona que NO le atrae de forma natural pero se enamora de ella por su forma de ser; hay quien necesita que la persona corresponda con unos determinados cánones subjetivos de belleza física; hay quien necesita que la persona sea intelectualmente compatible y el tema físico es secundario…etc, etc.

sobre procuramos reciprocidad: Aunque ese sentimiento es mayoritario, no todo el mundo que se ha enamorado procura ser correspondido. A veces, las situaciones sociales, culturales o las propias creencias y valores hacen que una persona enamorada no procure esa correspondencia, convirtiéndose ese amor en lo que algunos denominan “amor platónico”.

sobre el deseo de unión: Podríamos decir lo mismo que en el párrafo anterior, pero además aún en el caso del deseo de unión efectiva, esta unión puede adoptar múltiples formas: la convivencia, la unión física incluyendo la relación sexual, la unión física sin relación sexual, la unión “espiritual” o conexión “mental” sin necesidad de proximidad física, y otro largo etc.

La persona amada nos completa: A veces es así, pero en otras ocasiones , bajo mi modo de entender, de una forma más positiva, las personas ya estamos completas antes de amar.

La persona amada nos alegra: En este caso, todas las entrevistas han coincidido en que sí. La persona amada nos alegra, aunque cuando se espera correspondencia y no la obtenemos, puede no darse esa alegría.

Energía para convivir, comunicarnos y crear: Nuevamente aquí, no todos los entrevistados coinciden en la definición. Algunas personas se han sentido enamoradas de personas que no le han dado energía, con las que ha habido problemas de comunicación y con las que han visto mermada su capacidad de crear, sin sentir por ello, que su amor ha menguado.

Por tanto, se me antoja claramente insuficiente cualquier etiqueta verbal para definir la pluralidad de emociones, sentimientos y expectativas que cada persona tenemos sobre el amor.

Siguiendo esta investigación, he recurrido al libro “Te quiero, pero no estoy enamorado de ti” de Andrew Marshall, en el que se habla de la evolución del amor por distintas fases, y en el que se describe el concepto de Limerencia.

La Limerencia o primera fase del amor

 Limerencia (o también amor obsesivo) es un estado mental involuntario que resulta de una atracción romántica por parte de una persona hacia otra, combinada con una necesidad imperante y obsesiva de ser respondido de la misma forma. La psicóloga Dorothy Tennov acuñó el término limerence en 1977, publicándolo en 1979 en su libro Love and Limerence: The Experience of Being in Love (“Amor y limerencia: la experiencia de estar enamorado”). Aquí, se describe el concepto que resultó de su trabajo durante la década de los 60, al entrevistar a más de 500 personas sobre temas románticos

La limerencia puede en algunos casos ser exactamente lo que uno trata de expresar cuando dice que está “locamente enamorado” (en inglés “having a crush”), aunque este estado, a diferencia de un enamoramiento a primera vista, puede durar meses o años. Se caracteriza por una gran cantidad de pensamiento intrusivo y pronunciada sensibilidad a eventos externos que pudieran reflejar la disposición del objeto limerente hacia el individuo. Puede ser experimentada como intensa alegría o como extrema desesperación, pudiendo esto variar dependiendo de la situación respecto de la otra persona.

Cuando una persona se enamora, y siente “mariposas en el estómago”, palpita, se acelera ante la presencia o el recuerdo de la persona amada, y no hace otra cosa que pensar en ella, se puede decir que está sufriendo limerencia. Produce euforia cuando la persona es correspondida, pero produce una inmensa frustración, tristeza y desesperación cuando no lo es.

La inseguridad ante la incertidumbre de si la persona amada nos corresponderá o no es un síntoma de este estado

También se da un sesgo en la atención y percepción, puesto que la persona limerente (que se enamora) solo percibe lo bueno de la otra persona, la idealiza, y desatiende cualquier otra actividad.

El estado limerente o de enamoramiento, que no todas las personas experimentan, es un estado con ciertas semejanzas con el trastorno obsesivo.

Fases del amor

Veamos detalladamente las fases que describe Marshall en su libro  “Te quiero, pero no estoy enamorado de ti”:

1.- Fase preliminar: Cuando conoces a la persona.Es una fase en la que puede existir atracción física, intelectual o ambas. Sientes que esa persona te puede aportar algo que te gusta. Miras a los ojos de la otra persona y te atrapa. Puede haber o no atracción sexual inmediata, pero de alguna manera la otra persona te seduce. Aún no estás enamorado/a, y según los expertos….es el último momento en que eres libre antes de enamorarte, es el último momento en el que aún puedes dar marcha atrás.

2.- Cristalización de la limerencia. Si eres correspondido, el sentimiento es de euforia, pero si no es así, empieza una batalla para agradar a la otra persona. Aunque el amor es un sentimiento bonito, cuando estás en esta fase de limerencia, paradójicamente empiezas a pensar que no eres suficiente para esa persona, se acrecientan tus inseguridades y renuevas tu vestuario, te cortas el pelo, y haces mil cosas para agradar, conquistar y merecer a la persona amada. Intentas ser más deseable como sea y piensas en la persona todo el rato. Esta fase de limerencia, se da en todas las culturas y  suele durar entre 6 meses y 3 años. El pensamiento obsesivo se va diluyendo, pero la alegría o tristeza intensa ante la presencia o recuerdo de la persona amada es intermitente durante mucho más tiempo, en función de si la persona es correspondida o no. Si el amor es correspondido, muchas parejas experimentan una profunda decepción cuando pasan a la siguiente fase.

3.- Vínculo amoroso o apego amoroso: En esta fase, las personas han recobrado su normalidad. No están pensando en la otra persona todo el día. Nos volvemos más prácticos, aceptamos las debilidades de la pareja.Según Marshall, en esta fase si no alimentas la relación, ésta se deteriora.

  • Escuchar a la otra persona con atención y que se sienta escuchada.
  • Compartir con tu pareja las experiencias individuales que cada uno ha tenido.
  • Compartir actividades.
  • Contacto físico, no solo sexual: abrazos, besos, sexo…
  • Apoyo a la otra persona
  • Sentido del humor.

Si no se alimenta este amor, se transforma en afecto, cariño, que dura para siempre, pero que no es suficiente para mantener una relación de pareja.

Nos siguen quedando muchas dudas, porque… en el caso de una pareja donde hay sentimientos correspondidos, no siempre estas fases se dan al unísono. Lo ideal es que se den a la vez y con la misma duración, pero no son raras las expresiones de algunas parejas que te dicen “es que cuando nos casamos yo estaba mucho más enamorada que él”, o “es que ahora ya no me quiere como antes porque hemos perdido la química”.

Realmente, afrontar las diferentes fases por las que atraviesa el amor entre dos personas requiere esfuerzo y comprensión mutua, para que sea la maravillosa experiencia que todos deseamos.

Por último, dos de los entrevistados hacían referencia a una experiencia que aún está por encima, según su opinión, de estas fases. La hemos bautizado Ledisarquia, a petición de los entrevistados, y según esas personas es muy difícil definirlo con palabras, dado que es un sentimiento intenso, absolutamente desprovisto de cualquier intención de posesión del otro, de absoluta libertad emocional, y en el que  la conexión con la otra persona es tan grande que produce un estado de pleno equilibrio emocional, de felicidad, aún cuando no existe la convivencia, y en el que aún cuando no hay necesidad imperiosa de contacto físico o sexual, cuando éste se produce, no se identifica solo con un mero intercambio sexual placentero, sino con un verdadero momento de comunión interpersonal indescriptible.

Por tanto, según esta descripción, las personas que lo han experimentado nos dicen que no es amistad, ni amor, ni limerencia, ni sexo, sino un sentimiento mucho más intenso, profundo y maduro que solo se puede dar entre dos personas compatibles a las que los entrevistados denominan almas gemelas.

Bien, hasta aquí la entrada. Espero que todos los lectores/as de este post experimenteis lo más bonito del amor toda la vida, se llame como se llame. Personalmente, me apetece mucho experimentar ledisarquia.

Baltasar Santos.

 

 

 

 

 

Publicado en afecto, Emociones, estilo de vida, gestión emocional., ledisarquia, Pareja | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Significado de Inguz

inguz2

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario